La trampa del jaguar

“Cada época te dice hasta qué punto la comprensión del todo reside en el lenguaje empleado, las palabras descontextualizadas permiten encontrar lo que la luz revela para poder proyectarlo a un plano superior”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Entonces hoy es bueno hacer una reflexión a lo que ayer y hoy nos señala el mensajero, podemos lograr que cada personaje que se crea sea especial, en la historia solamente algunos de ellos son o fueron personas reales que se cruzaron con la persona que escribe esta historia. Llevarlos a un plano que no toca la realidad es esencial, hacerlos una versión única y fascinante, a los ojos de quien escribe y es dueña del teclado, de ese espacio creativo donde puede edificar o derribar estructuras.

En relación al segundo mensaje del mensajero que hoy da inicio al relato, su referencia sigue siendo al texto anterior, hubiera sido muy diferente que Erandi en lugar de decir:

Erandi respira profundo y señala:

-Le han anunciado que ha sido interceptada, pero ella no lo percibe, dicha entidad no se mueve en los espacios donde la resonancia es fácil de captar.

Hubiera dicho:

Erandi respira profundo y señala:

-Le han anunciado que se encuentra bajo un hechizo poderoso, que ella no percibe, dicha entidad no se mueve en los espacios que nosotros lo hacemos, su magia es diferente o difícil de entender para nuestras tradiciones.

Si Erandi admitiera que pertenece a un tiempo establecido por la historia que somos todos nosotros y no un ser que viaja de forma astral y que ha logrado penetrar en otros planos de conciencia, la dejamos en eso, pero eso no es lo que quiere la escritora, por tanto el lenguaje de  Erandi se puede permitir ciertas licencias.

El corredor de los 8 custodios de la luz

Una vez aclarado esto vamos a lo que hoy se presenta ante la mirada de la custodia del templo, han pasado varias lunas, son semanas en las que cada preparativo ha sido esencial los hombres y mujeres que forman parte del templo de Ometeotl han establecido un corredor en las grutas de Cacahuamilpa, el mejor espacio para proteger la identidad de los ocho custodios de la luz.

Por tanto Zila atento a las palabras de Dayami, pone al tanto a sus compañeros, ella por su parte, tomará la vertiente del Papaloapan su hogar y residencia como deidad del río por el tiempo que sea necesario, sin embargo no dejará de estar en contacto con todos ellos, por lo cual Zila advierte:

-Dayami ha hablado vendrán por nosotros la señal será un hombre como una vara ceremonial él estará al frente de otros y nos llevará por el corredor de unas enormes  grutas, para llegar a ellas tendremos que avanzar con cuidado y cruzar una zona montañosa.

Todos ellos entienden que no será fácil llegar y que sus cuerpos y modo de hablar podría delatarlos y caer bajo la lanza de algún grupo de lugareños, pero al fin respiran aire de una zona selvática y se preguntan por la serpiente alada de la que les habló Poseidón pero no la ven por ningún lado. Esperan con paciencia entre los matorrales y pueden comer frutos de algunos árboles cercanos, naranjas sobre todo.

Evaristo advierte:

-Debemos mantenernos alertas, mientras duermen unos de ustedes, otros deberán estar vigilantes, no dejemos que sea uno solo, si se duerme estamos perdidos, hagamos los turnos de 4 en 4, untémonos lodo para evitar los piquetes de los moscos, o cuando menos calmar la picazón.

Eso sucede en terreno mexicano, ahora alejémonos y veamos que acontece en las tierras que pisó Hora y su ruta con destino a la casa del Sol:

-Me pregunto que sucederá en los días por venir, si tendré la oportunidad de encontrarme con personas interesantes y si acaso mis presentimientos son tal como lo es sentido, ese ángel es una mujer ahora lo siento de esa forma y no de otra, es una fuerte y joven dama que busca algo en estos territorios y necesita acercarse aquí, por lo tanto, no me alejaré demasiado, debo verla, ni siquiera sé si podré entenderla, pero necesito que ella sepa que yo soy quien la ha capturado en mis pensamientos, pero no para dañarla, no para controlarla, algo debo aprender de ella y ahora lo sé con claridad, algo debo enseñarle, no dejaré que me eluda, no lo permitiré.

Ciertamente está por suceder algo, sobre todo a una persona tan distraída como Hora lo inesperado puede sorprenderte y no sería de otra forma, él  cayó sin remedio al tocar las hojas de palmas que cubrían el hueco de una fosa dispuesta como trampa para jaguares.

De lejos el felino que lo seguía dió un salto para evitar caer al mismo hueco que el distraído Hora y se fue corriendo; por primera vez en mucho tiempo sus aptitudes ágiles y disposición para enfrentar los peligros se vio obnubilada ante lo impredecible. Agradeció que esa trampa evitara que las garras de aquel animal poderoso terminaran con su vida; comprendió que algo no estaba bien y trató de aquietar su mente exclamando:

¡Rayo, se perfectamente que no puedo morir en manos de otro!

No hubo respuesta, Hora dispuso porciones pequeñas de la carne seca que llevaba y de los frutos que guardaba, encontró que las raíces que afloran entre las paredes de la fosa le servirían para colocar su hamaca y dispuesto a esperar mejores momentos se entregó a un sueño profundo y reparador, entendió que cuando no llegan a tí las ideas claras y precisas es mejor dejarse llevar, tranquilizar la mente y esperar que el brillo de la intuición aparezca cuando sea adecuado.

Cada situación tiene su magia, proyecta una resonancia diferente y si aprendes a ver señales en ella podrás recuperarte y continuar con lo que te has propuesto. 

Notas de la autora:

Dibujo del jaguar composición con filtro de PicsArt

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s