Las formas del éter

“Llegará el día en que enamorado de su alma, lo convertirás en la imagen de tus sueños, un ser tan fascinante que en sí mismo no podrá reconocerse jamás; correrá el peligro de no poder reflejarse en espejo alguno y no ser con el paso del tiempo lo que fue para ti, pero la creación que construyas, será solo tuya, basada en tu forma única de haberlo vivido”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Cada camino recorrido tiene sus propios riesgos y afrontarlos es algo que vemos como una constante en cada uno de los personajes de esta historia; está por regresar de las tierras otomíes  Metztli, quien alegre convive con los lugareños de la bella Tenochtitlán que le ofrecen Tamales y bebidas de fruta; ella sabe que no debe hacer esperar a Erandi y dirige sus pasos al templo de la Luna, al verse ambas se abrazan con ternura:

-Sacerdotisa del templo de Ometeotl, agradezco su paciencia, ya estoy aquí con gratas noticias, la ceremonia cumplió su promesa con las leyes naturales y se ha de prolongar con júbilo, al menos se que eso esperamos cada uno de nosotros.

Erandi la observa y con preocupación advierte que habrá cambios rotundos, inesperados que cambiarán de forma drástica mucho de lo que ellos conocen, le anuncia que es bueno estar alertas.

Ambas mujeres se observan con detenimiento consternadas ante lo desconocido y Metztli pregunta:

-¿Acaso se trata de Painani?

Erandi respira profundo y señala:

-Le han anunciado que ha sido interceptada, pero ella no lo percibe, dicha entidad no se mueve en los espacios donde la resonancia nuestra es fácil de captar.

-¿Está en peligro?

-No lo sé, tardaremos en saberlo. El mundo es en apariencia un sitio que puedo recorrer, al que puedo mirar con mi sensibilidad, cada viaje astral me muestra lo que puedo percibir y me oculta lo que me está negado o oculto, de no ser por la intervención de un tercero en todo ésto, jamás nos hubiéramos enterado.

Algo es cierto Metztli, debemos ser previsoras, hemos acumulado saberes y riquezas, pero todo triunfo es volátil, la fortuna va y viene, habrá quien te ofrezca lo que no necesitas y podrás negarte sin grandes dificultades, eso lo sabe Painani y no por falta de interés, sino porque sería fatuo caer en ciertos sitios y quedarse en ellos por tiempo prolongado.

Como visionarias no temo que ella responda de la forma para la cual fue educada,  todo avance está comprometido para hacer que las cosas sucedan, en ese sitio está nuestra mente lógica, me parece que esa fuerza que la ha interceptado lo es también.

Ella sabe perfectamente igual que todos nosotros que debemos nutrir las conexiones que tenemos, las que nacen de nuestra raíz fundamental, con ellas fortalecemos lazos con el futuro y cada suceso integra y unifica, en base a eso confío que esa fuerza que la ha captado desde la distancia, espero que lo haya hecho con ese fin.

Es un misterio no saber que se avecina para todos nosotros y al mismo tiempo tener la certidumbre que Dayami dejó en visiones para nosotros, no estabas presente ese día, pero ninguna de esas imágenes han de doblegar nuestra labor como custodias de la luz.

Metztli la toma por los hombros y clama:

-Dime por favor qué fue lo que les entregó Dayami, quiero saber.

Antes de saber todo eso quiero que sepas que 8 hombres están custodiados por la luz, avanzan con ayuda de deidades que Dayami convenció, se ha convertido en una hábil embajadora, en una digna representante de su cargo, ha reconocido el valor de saber vivir en medio de la muerte y avanzar sin claudicar; ellos son aliados, entre ellos está el hombre que dobló mi vara ceremonial.

Dicho ésto la plática entre ellas se extendió para darle a conocer las visiones de Dayami, de las cuales nosotros ya tenemos conocimiento. Recuerden a Metztli, ella tendrá un papel relevante como cada uno de los custodios del templo de la Luna.

La matriarca Erandi no dejará de ser la protectora de la historia, amará profundamente los espacios propios, donde puede ser creativa, generando seguridad en los grupos a los que entregará su vida bajo el designio de las 13 lunas anuales.

Cuando has nacido para servir a la luz, la vida puede ser lo que sea, pero tú harás lo necesario para que se convierta en lo que necesitas.

Notas de la autora:

Composición fotográfica de la autora con filtro libre de PicsArt: “Metztli es recibida con júbilo por Erandi”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s