Nada es más fuerte que la verdad

“Cuando el pensamiento mágico te dice lo que es verdad y se instala en tu mente una realidad alterna que no era fácil concebir, el mundo se vuelve algo distinto, se abren puertas a una nueva voz, más fuerte y funcional”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

El cielo mostró una señal majestuosa aquella mañana en el mar profundo y vasto que  rodeaba a los ocho navegantes, nadie quedó indiferente se dieron cuenta de forma inmediata que la luna nueva marcaba los linderos entre las deidades que abarcaban el amplio territorio marítimo y todos temblaron sobrecogidos por un entusiasmo fascinante.

El pez en el cielo

Al caer la tarde una pared impresionante formada por agua los rodeó, una especie de muro infranqueable que se apoderó de su débil barcaza y les hizo comprender el poder majestuoso de Poseidón; era imposible percibir el horizonte encerrados por los cuatro puntos cardinales en aquella pared acuosa por donde se lograba percibir la imagen de algunos peces nadando dentro de ella.

Zila solicitó a Jacobo que hiciera sonar la caracola antes que la pared de agua cayera de golpe y los hundiera sin remedio y advirtió:

-Dayami le ha mencionado nuestro proyecto, nuestra necesidad de llegar vivos hasta el otro lado del ancho y vasto mar, solamente necesitan que afirmes que eres el poseedor de la caracola ceremonial, de otra forma no podremos salir de estas majestuosas paredes de agua.

Jacobo con fuerza llenó sus pulmones de aire y colocó la caracola en sus labios, ese instrumento que no había sido tocado por humano alguno dejó sentir su fuerza con un tono poderoso y grave que incluso impresionó a sus compañeros.

Las paredes de agua descendieron gradualmente y con suavidad sin siquiera mover la barcaza de los ocho custodios de la luz y una voz se escuchó en las cabeza de cada uno de ellos:

El verdadero aspecto de Poseidón

“Μπορώ να μετακινήσω εδάφη και θάλασσες, μπορώ να κάνω τα νησιά να προκύψουν από το πουθενά, αλλά εσείς, πέρα ​​από το ότι είστε εκπρόσωποι της δύναμής μου, είστε το φως κάτι που δεν πρέπει να σταματήσει καμία θεότητα και είναι η δύναμη του ενός ανθρώπου πριν από τον άλλο να μεγαλώνουν το δίκτυο της σκέψης.”

(Puedo mover tierras y mares, puedo hacer surgir islas de la nada, pero ustedes más allá de ser voceros de mi fuerza son la luz de algo que no se ha de detener por deidad alguna y que es el poder de un humano ante otro para hacer crecer la red del pensamiento.)

La magia les permitió entender a cada uno las palabras en griego de aquella poderosa voz y fue Jacobo el poseedor de la caracola quien habló:

-Poderosa deidad de los mares nos gustaría preguntarte si en verdad pides a los hombres sacrificios de caballos para que sea apaciguada  tu fuerza.

Poseidón se hizo presente, permitiendo que las aguas que rodeaban a la barcaza fueran sutilmente transparentes, hasta  percibir bajo la superficie la presencia de un hermoso caballito de mar que al mover las corrientes marinas a su paso formaba pequeños tridentes con el agua.

-¿De qué me serviría en el mar un caballo de tierra, cuando yo mismo soy un caballo que vive en el mar? Ten cuidado, nada es más fuerte que la verdad, ella es transparente y muchos hombres prefieren las sombras y el engaño para ganar adeptos.

Soy del mar y mi forma es esta y no otra, ahora lo saben. Les pido que lo den a concoer a los que valoren la verdad y la respeten, Dayami ahora sabe que no cobro mis favores, eso es cosa de hombres, algunos actuan bajo la luz de la justicia y otros del engaño.

Su paso por el vasto mar tiene la protección de mis aliados veo en el rostro de cada uno de ustedes que no claudicarán y eso me da fuerza para acompañarlos hasta las aguas de la serpiente alada, son bienvenidos custodios de la luz.

Dicho ésto los mares recuperaron su habitual color azul profundo y cada uno de los hombres se miró con una amplia sonrisa, en la cabeza de Zila, Dayami le habló:

-Ahora sabemos una verdad que ha sido iluminada bajo las señales de la magia que somos, ¡Sigamos adelante!

Zila lo hizo saber a sus amigos y todos agradecieron el paso libre que les ofreció  Poseidón quién se alejo hacia las profundidades de ese maravilloso espacio marino.

Cuando comprendes el poder que eres frente a la energía que te reconoce como igual, tu vida cambia de forma profunda y fascinante.

Notas de la autora:

 Edición fotográfica de la autora de una fotografía de Dmitry Andryushchenko tomada en el lago Baikal de Siberia en Rusia. “El pez en el cielo”

Composición fotográfica de “La verdadera imagen de Poseidón” con filtro PicsArt

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s