Los fantasmas que habitan tus sueños

“A lo largo de estos cuatro libros nos hemos dado cuenta que no hay certeza válida, sólo el momento presente donde puedes construir o destruirlo todo para volver a comenzar; entonces solo algunos fantasmas que habitan tus sueños te han de guiar al siguiente nivel de evolución, identificalos y conviértelos a todos ellos en su mejor versión” 

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquella madrugada Patricio que era el que siempre colocaba una gran dosis de pragmatismo a todo, se despertó gritando y alertó al grupo:

-¡Tuve una pesadilla terrible, se han puesto a pensar que podríamos ser engañados por un fantasma! sí al llegar no encontramos nada de lo que se nos ha prometido, ¿Qué vamos a hacer?

Jacobo espetó disgustado:

-¿Eres consciente de lo que estás diciendo, acaso crees que mi caracola es un regalo falso o que cayó por casualidad en mis manos?

Evaristo que anteponía la razón y se fijaba en lo que era comprobable señaló:

-De todo lo que hablas Patricio solo veo miedo, temor a lo que no conocemos ninguno de nosotros y a lo que podríamos enfrentarnos, no va a ser fácil, nadie te ha prometido un paraíso vamos a un lugar que en poco tiempo será asolado por la peste donde gente de estas costas que hemos abandonado, serán los culpables, vamos a un lugar donde no nos esperan todos con los brazos abiertos, solo el grupo de Erandi y para llegar a ella solo tenemos la guía de Dayami.

No hay promesas, tampoco un destino armado, la única certeza que tenemos y que se nos podría caer a pedazos es nuestra confianza en encontrar lo que buscamos.

Zila al escuchar esas palabras argumentó:

-Es verdad, Evaristo tiene razón, yo hablé el otro día de certeza cuando estábamos sobre el lomo de la bondadosa ballena jorobada, ese mágico momento me bastó para confiar que si acaso todo nos jugará en contra nos quedaría el recurso de la luz que ahora poseemos y con la que nos abrimos paso hacia lo desconocido.

Dudar en bueno hermano Patricio, pero no al grado de inmovilización, o de creer que todo puede convertirse en una pesadilla, yo a veces me pregunto qué circunstancias permitieron que fuéramos nosotros y no otros los que estuviéramos en esta situación; lo único claro es que detrás de todas nuestras acciones hay rastros que nos hicieron diferentes y aquí estamos, confiando en lo que somos más allá de las propias creencias la confianza de todos nosotros surge de la amistad que hemos forjado.

Diego con una gran sonrisa respondió alegre:

-Sí todo se fuera al carajo, estaríamos juntos para buscar la forma de evitarlo y de inventarnos de nuevo, de lograr el sueño de la luz que ahora nos cautiva. Tenemos tareas que cumplir cada uno de nosotros, solo recuerda Patricio, Dayami descubrió en ti tus dotes de constructor y sobre algo que tú construiste es que avanzamos hacia lo desconocido, ánimo!!!

Santiago los observaba en silencio cuando alzó la voz para decir:

-Las señales del cielo, aquellas que el mar nos ha dad,o no son engaños; las hemos palpado, podríamos distraernos y no entender todo lo que vemos pero tan seguro como el día que salvé de la muerte a Zila, se que esas voces en su cabeza son de ella, Dayami, nada de fantasmas, para hablar de fantasmas tenemos a la gente que nos ayudó en el trayecto, los que nos alimentaron de huérfanos, incluso el celador que nos eligió para quedar libres del cadalso donde estabamos esperando la muerte en  la horca o por  la mordedura de una rata; a todos esos fantasmas Patricio diles que no te distraigan los sueños, dejalos como parte de tu aprendizaje de vida, alégrate de haberlos tenido para verlos de lejos.

Patricio lloró de emoción y agradeció a sus compañeros que lo alentaran en sus momentos de debilidad e incertidumbre:

-En otro momento tal vez me hubieran callado y mandado a dejar dormir, pero todos ustedes se han tomado el tiempo de abrirme los ojos, de reflexionar y darme cuenta que es verdad, somos otros, ¡Somos los iluminados!

Cuando sabes que son tus amigos los que tejen una nueva historia a tu lado, permite que la vida fluya y agradece la oportunidad de estar vivo para ser eso que no pensaste fuera posible en tu existencia.

Notas de la autora:

Photo by Leticia Azevedo on Pexels.com