Los aliados se reconocen en el poder de la magia

”La razón es rica en ideas, contempla desde la sombra lo que puede ser factible y permanece en control de sus anhelos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Zila recordará con su grupo de amigos una serie de reflexiones que lo harán intuir realidades nuevas, cada uno de los hombres que ahora han sido iluminados por una razón valiosa para seguir adelante  se dejarán llevar por la intuición, ella les ofrece fantasía e ingenio donde algo haga falta para ser comprendido; con ella han de elaborar realidades alternas y proteger sus verdaderas intenciones.

Al centro del sitio que habitan reconocen que ha nacido una voz nueva, cuya experiencia puede cambiar el rumbo de las cosas y convertirse en un aliado fascinante, su realidad navega entre un puerto en calma y otro pleno de posibilidades, sin embargo son conscientes que no todos serán fácilmente alcanzables.

Zila señaló al grupo aquella noche de luna llena:

-Tengo la impresión que alguien más recibió el mensaje, cuando Jacobo tocó la caracola, su impulso es tremendo, para todos nosotros podría ser un aliado pero su ambición tal vez no comprenda nuestras intenciones, no lo se. Pero ella cuyo nombre debe quedar entre nosotros es Dayami, la deidad del río se ha puesto en contacto con él, ella me dijo con claridad:

“Sea Bormanicus, protector del clan y la casa, señor que habita lo profundo de los mares el que resuelva todo misterio y los lleve a buen puerto, él ha escuchado el llamado de unidad de Jacobo”

Jacobo con una amplia sonrisa exclamó a todos los compañeros cuyos rostros estaban iluminados por los reflejos fortalecidos de la luna llena y al mismo tiempo por el fuego de la hoguera que para ellos se había convertido en un símbolo de unidad ceremonial:

-¡No estamos solos, nuestras raíces no pertenecen a la misma cuna, cada uno de nosotros puede evocar en sus tradiciones el alma de sus deidades y de esa forma transformarlo todo para el bien común!

Zila señaló, así es Bormanicus es el protector de las aguas curativas, pero al mismo tiempo puede ser aguerrido como ninguno; en (el sitio al que refiere es lo que hoy se conoce como Caldas de Vizela, Portugal) al norte de esta zona donde estamos sus rituales iniciáticos le dan fuerza a los guerreros, yo lo presiento es parte de mis raíces celtas.

Elementos celtas en el noroeste de España en la época prerromana

Todos se observaron en silencio y Diego advirtió:

-Cada uno conocerá del otro sus creencias y en ellas hallará un vínculo, Jacobo despertó al llamado de la caracola sin saber que su linaje lo  hermana de alguna forma con ella; supongo que Dayami te hablará de cerca por el hecho de que ella encontró en tu sangre como llegar hasta tí y hacerlo con todos nosotros; Santiago será el que conserve cada símbolo, será el difusor de lo que somos en formas que aún desconocemos; Evaristo tendrá la guía por su conocimiento e intuición de  lo que nos hace bien y aquello que nos mantendrá vivos; los mensajes que recibimos nos unen y son la riqueza de lo que iluminamos.

Patricio con los ojos muy abiertos apuntó:

-Sabremos en qué momento será menester invocar a quien necesitemos, ella me habló de que sería constructor, hermanos no necesitamos subir bajo el mando de nadie, podemos hacer nuestra propia nave, sí acaso mi talento está en construir, eso haré, navegaremos bajo la invocación de los aliados.

Los árboles de aquel bosque que habitaban susurraron de una forma que a ellos se les antojó distinta, cada uno tomó un puño de tierra y lo lanzó a la hoguera que levantó graciosas figuras danzarinas festejando sus descubrimientos.

Cuando tus planes son los de otros, cuando tu vida está ligada a un proyecto, nada puede detenerte, nadie puede limitarte, avanza que hoy la oportunidad es tuya y del grupo que se fortalece.

Notas de la autora:

 Estudio sobre mitología sincrética romana y celta en la península ibérica de Francisco Díez de Velasco, Universidad de La Laguna

Photo by samer daboul on Pexels.com

Ilustración de la inscripción dedicada a Bormanicus, tallada en Caldas de Vizela, Portugal