Los acuerdos victoriosos

“Todos los momentos son visibles a los ojos del mundo, sólo aquello que te reservas para tí, constituye el instante donde todo es posible y extraordinario”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Han de recordar que les dije hace algún tiempo que se daría un encuentro especial e inolvidable entre Painani y Hora; hay lugares que son el derrotero de un camino y otros que suceden porque el trayecto los hace coincidir y eso es lo que pasará, por ello solamente quiero adelantar el curso de ese trayecto para que puedan analizar lo que sucederá:

El sitio donde alberga con mayor fuerza el Sol

Será en la línea ecuatorial donde tendrá lugar ese encuentro de una forma azarosa y especial; es precisamente en la línea ecuatorial donde solo hay dos estaciones definidas: húmeda o invierno y seca o verano, en términos metafóricos no hay medias tintas, no hay un sitio para la templanza y será el sitio donde el Sur marcará el hogar del Hutizilopochtli, de haber sido para el imperio Azteca posiblemente se hubiera dado, habría abarcado ese inmenso espacio. Pero esta es solamente una especulación que planteo para ustedes, un deseo de los imperios que siempre anhelan mas. Sin embargo, para Erandi, simplemente se convierte en el  lugar que cumple con sus visiones y viajes astrales, al que ella señalaba como:

 “El lugar donde impera la vastedad del Sol”.

Ese sitio donde al medio día de los equinoccios, el ángulo recto de los rayos solares sobre los objetos no deja ninguna sombra, está en  la línea ecuatorial.

Ahora bien, hablar de acuerdos victorioso nos lleva al que buscará Dayami a través de su emisario provisto de la caracola ceremonial y el despertar de Baraecus, a quien se conoce en la provincia de lo que hoy es Orense (Galicia), territorio de los galaicos. En la zona de lo que ahora reconocemos como Cáceres, esta deidad está estrechamente relacionado con las aguas y los ríos de esa zona, donde también se le llama como Revve Anabaraecus.

Íntimamente relacionado con el ritual iniciático para los guerreros celtas, tanto galos como hispanos. Tomando en cuenta que para el mundo celta el transito entre el mundo de los vivos y de los muertos ocurría a través del agua. Es decir, para los celtas, las aguas, ríos y manantiales eran puertas que unían la tierra de los hombres con el mundo de los dioses.

Fue de esa forma como inicia el sueño premonitorio de Zila en este viaje fascinante hacia el encuentro con la deidad del río:

“Sean los aliados y sus acuerdos el poder y la fuerza de tu propia estirpe y encuentren en cada evocación la forma de hermanar pueblos, pese a sus grandes diferencias”

Zila sorprendido ante la evocación y maravillado por aquella petición que se antojaba compleja en un mundo donde el poder y la imposición de la fuerza sacudían inmensos territorios. Se limitó a preguntar:

-Mujer ¿Consideras posible esto?

La deidad del río le advirtió con serenidad:

“Sea Bormanicus, protector del clan y la casa, señor que habita lo profundo de los mares el que resuelva todo misterio y los lleve a buen puerto, él ha escuchado el llamado de unidad de Jacobo, tenemos un lazo valioso de tu sangre con el pacto de nombre ejecutado por Javier y la entrega ceremonial del caracol a Jacobo, completa el ritual de los iniciados con la raíz de tu estirpe y conserva mi nombre como dadora de esta fuerza, Dayami soy y nombrada deidad de rio he sido”

Zila sintió que cada uno de los momentos que estaba viviendo eran un sueño extraordinario e inmerecido y exclamó:

-Dayami, me siento halagado por todo cuanto nos envuelve  y me preguntó como es posible que la señora que protege a la Luna supiera de mi y viniera en mi busca y la de mis compañeros, Por favor explícame.

“En medio de una desolador sitio hundido en las tinieblas clamaste por ayuda a tus dioses, en ese instante Erandi la que protege el templo de la Luna en su viaje astral descubrió un llamado de angustia tan poderoso y desgarrador que dobló su vara y supo que algo desconocido llegaría de la zona que ahora toco y a la que fuí enviada”

Zila consternado apuntó:

-Dayami, ¿Es de esa forma que tu travesía te ha conectado con mis ancestros?

“No solo los tuyos, los de todos y cada uno de ustedes, no tengo claro por que Jacobo se reconoce en la caracola ceremonial cuando él que la lanzó al mar fue Javier,  esas fuerzas emanan de sus raíces, su estirpe y sus tradiciones y en ellas veo y siento lo que son y representan para el mundo que los espera”

Por último preguntó  por que  no lo tocaba del rostro y la cabeza como a sus compañeros y Dayami respondió: 

“No olvides que tu sangre y la mía se mezclaron en aquel momento cercano a tu muerte, esa batalla librada ahora nos ha reunido, has que suceda todo cuanto hemos hablado, por ustedes y el futuro que será iluminado”

Dicho ésto se desvaneció formando un hilo carmesí delante de la atónita mirada de Zila, quien se estremeció impactado ante la sorpresa.

Hay un mundo hecho de todos los paisajes distantes y cercanos, ese lugar se llama futuro y nadie lo conoce, pero todos trabajan por que se vuelva realidad  bajo la mirada atenta de sus propios intereses, vigila lo que deseas y has que suceda.

Notas de la autora:

Información del Dios celta que habita la zona de Galicia

Fotografías composiciones de la autora, Dayami y las caracolas con filtro libre de PicsArt