Cada presagio encendió un temor y al mismo tiempo los llenó de esperanza

“Nada podría ser lo que parece y dependerá de tu forma de sentir y experimentar tus miedos, que todo lo que suceda te llene de pavor o te aliente a descubrir nuevos senderos”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Al caer la noche y como había sido dicho Jacobo alentó al grupo a escucharlo con atención el relato los dejó perplejos y atemorizados de haber despertado fuerzas misteriosas en su pacto con Zila.

Zila que era un hombre valiente y de creencias firmes en lo que la naturaleza representa, se dirigió a ellos con ésta palabras:

-No debemos temer si acaso ese sueño tan real para Jacobo fuera una premonición es  un maravilloso momento para sentirnos alentados en nuestros deseos de atravesar el mar como todos lo hemos deseado; tengo la impresión que alguien sabe de nosotros y por eso se reconoció en nuestro pacto.

Santiago por su parte. se levantó nervioso y dio varias vueltas alrededor de la hoguera donde se daban sus charlas nocturnas y apuntó:

-Aquella noche Javier lanzó una caracola y dijo con gran seriedad que tu nombre debería preservarse a través del tiempo, ¿Lo recuerdan verdad?

Todos los hombres asistieron con sus cabezas, sus rostros iluminados por las llamas de la hoguera les daba un misterioso sombreado que resultaba místico y sorprendente a la vez. 

Entonces el propio Javier advirtió:

-Esa aparición divina no creo que sea un engaño, sus palabras acarician a Jacobo y de algún modo le hicieron sentir que lo que dijimos, no solo tocaba a Zila, sino a todos nosotros, esas tierras tal vez no nos esperan, pero la dama vestida de luna si.

Evaristo señaló: Jacobo dijo que era una ensoñación delicada y transparente con tonos rosáceos, definitivamente un espíritu milenario

Patricio que era el más incrédulo de las fuerzas místicas y su dicho favorito era “al pan, pan y al vino, vino”, afirmó:

-Pues una cosa les advierto: Yo quiero saber si esa dama tiene cola de pescado, si de la cintura para abajo no es humana, posiblemente estamos en peligro de caer en una trampa.

Evaristo con algo de enojo le espetó:

-Vaya, no escuchaste que era algo que no pertenece a este mundo, una ensoñación delicada y transparente con tonos rosáceos, definitivamente es un espíritu milenario de un mundo desconocido que por alguna razón ha llegado hasta nosotros para algo.

Timoteo con alegría les dijo a todos:

-Hermanos, lo que yo veo en todo esto es que debemos esperar a que ella se comunique con los demás, tal vez lo haga de la misma forma que lo hizo con Jacobo y de esa forma tendremos la certeza de sus palabras, definitivamente es un espíritu celestial o algo parecido, hasta ahora vemos que Jacobo es la luz.

Entonces Diego con gran entusiasmo advirtió:

-Posiblemente ella nos dará a cada uno de nosotros una herramienta de vida, si ella puede ver nuestra alma, sabe lo que nosotros no sabemos, sabe de lo que somos capaces y no lo entendemos hasta ahora. 

Los ocho inseparables amigos sonrieron ante las sabias palabras de Diego y permanecieron en silencio, expectantes por lo que pudiera acontecer esa noche cuando se dispusieron a dormir, todos se abrazaron como quien celebra un regalo fabuloso ue en vida les sería otorgado por un ser misterioso y amable.

Creer a veces es el primer aliento de una vida plena para un grupo, es el inicio de la aventura que no ha comenzado donde pondrás tus mejores alientos y todas tus esperanzas.

Notas de la autora:

Fotografía de la autora, “El espiritu les habló”