La distancia imperceptible

“La imagen que tenemos del mundo se ha creado en base a nuestra realidad, podemos establecer acontecimientos dentro de los límites establecidos pero siempre será fácil volver a sentir incertidumbre, algo nos dice que no podremos controlarlo todo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Painani descubrió que le mundo conocido por ella, no lo era más, su paso por el espacio maya que se adentraba en zonas alejadas del Caribe ya no se parecía a lo que ella había observado antes. Se aferró con fuerza a la piedra del cielo que le habían obsequiado y su mirada se perdió en la luminosa visión de lo que nosotros conocemos como Venus.

A una distancia demasiado lejana para ser perceptible, Hora miraba la misma estrella, era imposible no detenerse a observar y maravillarse con su brillo; ambos fueron traspasados por una fuerza que no pudieron entender y que los instaría a continuar el trayecto.

En la mente de Painani se albergaba el temos helado que le dejó la visión y sensación creada por el cometa, todo lo contrario sucedía en Hora, sus ilusiones y secretos estaban en la fuerza intuitiva del cometa que había puesto en su mente uun motivo para seguir adelante, con energía y sin tregua.

Entre ambos personajes nos encontramos con alguien que no estaba del todo convencido de de lo que el humano que lo había nombrado Duplo estaba haciendo e hizo todo lo posible por esconderse de su presencia, para distraer su frenético viaje al norte.

Duplo decide no seguir adelante con El Profeta del Valle Perdido

Pero no le fue fácil engañarlo o disuadirlo de su ruta y entonces se dío el momento que había sido señalado por el Profeta del Valle Perdido, ante Duplo apareció la visión más encantadora levantando las orejas de forma altiva y atrayente e hizo la sugerencia que solo entre caninos es posible entender y a partir de ese momento dejó de ser el inseparable compañero del hombre para iniciar su recorrido ganándose el lugar del macho entre la manada. Tendría que ganarse ese lugar con garras y dientes, pero a veces en la vida hay que decidirse a ser lo que somos y nolo que otros desean que seamos.

Hora sonrió y compendió que el lazo que los unía no sería el mismo pero ambos se recordarían cada que en el cielo vespertino apareciera Venus, a veces la fuerza de una estrella o un planeta nos llena de una energía fugaz e imperceptible y en ella podemos reconocernos como parte de un proyecto mucho mayor a nosotros mismos.

Hora y Painani si bien tendrían en el tiempo un encuentro donde 13 lunas les darían la orientación necesaria para saber donde comienza un camino y cómo puede terminar, aún no lo sabían y sus destinos cambiarán de forma radical cuando ese momento tenga lugar ante ellos y les permita evolucionar, pero como ya saben, aún es demasiado pronto para que hablar de  esa realidad y de ese fascinante encuentro.

En la vida puedes encontrar el rostro de muchas personas y solamente algunas de ellas se quedarán para siempre en tu memoria, sea por que son tus iguales o por que definitivamente son maestros que llegaron a decirte hacia donde mirar.

Notas de la autora:

Fotografía “Duplo, su indecisión para seguir a Hora” se ha usado filtro gratuito de PicsArt

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s