El universo electrizante de Hora y sus seguidores

“Hay caminos que eliges como tus grandes pasiones, se convierten con el tiempo en tu razón de ser y con ellos difundes la magia de lo descubierto a los otros, esos que se envuelven de igual forma en su energía y poderosa fuerza, a todos ellos los llamarás seguidores”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Aquel heterogéneo grupo de los 17 se sintió convencido por las palabras no habladas de Hora, le preguntaron cómo era posible que portara un cazo atado al cinturón y quisieron saber los materiales de los cuales estaba compuesto, ya que ellos solamente utilizaban el barro para cocer sus alimentos o asarlos con una rama directo al fuego.

Aquí comienza uno de los más apasionados pasajes para el hombre del Sur quien encontró en los seguidores a discípulos atentos y dispuestos a escucharlo en medio de sus limitaciones cuando les dijo:

Cae la lluvia en la selva, mucho y violento caudal en poco tiempo. Empieza el agua, a abrirse caminos por la tierra y elige las partes más blandas,  encuentra mayor resistencia en las zonas más firmes. Se lleva a su paso, lo que no estaba bien anclado, lo que no es capaz de resistir a tal devastadora fuerza.

¿Por qué, al golpear el agua contra superficies que ceden éste las arrastra mientras que otras desvían el caudal? Esto se explica mediante un principio de fuerzas que se encuentran y describe algo llamado: ACCIÓN Y REACCIÓN.

Con el cuerpo les indicaba cada uno de estos procesos y el grupo exclamaba con admiración lo que el hombre les decía, eso encendía su apasionada inclinación a seguir explicando más o menos algo que podemos describir de esta forma:

Ahora, en vez de imaginarnos el agua corriendo en un plano horizontal, la vemos correr por el suelo, observemos que ese plano tiene tres dimensiones, el horizontal, el plano que vemos de fondo de la imagen y también el plano vertical.

Para explicar esto el hombre se tiró al suelo y luego miró juntando su mano como si fuera un orificio pequeño y después correteó por el espacio de su clase dando a entender el caudal del río. Entonces continuó su explicación poderosa:

Eso significa que la erosión irá dejando una huella, por donde las futuras corrientes de agua se querrán deslizar.

Entonces Hora preguntó con ademanes a el grupo: 

¿Han visto los remolinos que se hacen en algunas formaciones en los ríos?

Los hombres, mujeres y niños todos al unísono movieron sus cabezas diciendo que no, a lo cual Hora después el triple ladrido de Duplo prosiguió su charla:

Pues, aquí, se da el encuentro de dos fuerzas que van en dirección opuesta:

Hay una fuerza del agua que por la caída,  empuja hacia abajo y se sumerge hacia el centro que está lleno de otro grupo de fuerza que no vemos y se llama aire el cual le ofrece resistencia, entonces busca su salida entrando al lugar donde está el agua pero no en línea recta, sino con la inteligencia de una serpiente, circula en dos sentidos.

El aire, que es un fluido menos denso y más liviano que el agua, al intentar escapar de ese espacio o hueco, para permitir el paso del agua,lo hace en sentido inverso de circularon, formando entre ambos dos fuerzas diferentes, que forman un sistema circulatorio, uno que va hacia abajo  y otro que lo hace hacia arriba. 

Entre el aire que escapa y el agua que ingresa al hueco, se forman un par de tirabuzones de sentidos opuestos el agua girando de afuera hacia adentro a medida que se hace más pequeño el hoyo la transportará por un espacio reducido. Mientras que  el aire tirando de adentro hacia afuera se expande, moviéndose en vaivenes de ida y de regreso.

El oído puede sentir el sonido de la llama al arder, el ojo puede sentir la llama caliente cerca de sí, todas las tormentas las sentimos en el cuerpo, los rayos de luz se cuelan entre las nubes, tomando caprichosas formas que buscan el camino para abrirse paso, luminoso y detonante

Al dar su latigazo, dejan su marca por un instante, una línea quebrada, un resplandor donde las cargas son el impulso, hay una magia que  debe llamarse de alguna forma esa magia recorre todo cuerpo vivo y puede hacerlo especial. Todas ellas generan sonidos graves pero muy intensos de truenos, donde es claro que hay calor y hay forma de usarlo para hacer utensilios para guardar y calentar comida.

Nadie da por sentado ni consta en papeles escritos que podríamos haber descubierto al primer electricista charrúa de la historia, pero con un poco de imaginación notamos que los indicios de un buen hombre con habilidades únicas estaba a punto de formar escuela y servir a diferentes comunidades en la historia de la humanidad, entre tropiezas y accidentes portentosos, su vida se daba por entero al maravilloso pacto que hizo con el rayo.

Si hablamos de descubridores y descubrimientos podríamos ir por los caminos que no nos muestra la historia en sus libros, y descubrir que la inteligencia es un don de todo ser humano y su avidez de saber un privilegio que lo llevará muy lejos, tan lejos como se lo proponga.

Notas de la autora:

Imágenes de archivo las corrientes y su energía eléctrica

Photo by Rodrigo Souza on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s