La libertad es un privilegio, que no todos habitan

“Hay amigos que te seguirán y sabrán de tus más oscuros deseos, los compartirán y harán lo que sea por rescatarte del infierno que atraviesas”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Lo que hoy se conoce como Aljezur, podría haber sido el sitio donde se encontraban los 8 amigos náufragos, su camino era aún extremadamente incierto para decidir qué es lo que más convenía hacer, pero uno de sus más ávidos demonios (resaca)  se abrió paso entre ellos, se habían acostumbrado que a los sitios que iban era fácil conseguir aguardiente y asì calmar todas las ansias de sus desafortunadas vidas, lograron que los cocos les dieran un poco de alivio y adentrándose en medio del espacio pleno de vegetación un arroyo les brindó agua, Evaristo la puso en un cuenco al fuego con una hierba que les calmaba las náuseas y las tormentas del alma;  se las ingenio para buscar remedio a los males de cada uno de sus amigos.

Todos sufrían de ausencias, rencores, odios, rechazos, maltrato y aquel espacio vital donde la vida se daba de forma natural fue un buen compañero para cada uno de ellos, hallaron en la playa una roca a la que bautizaron con sus creencias, los católicos que eran 4 le rezaban considerándola un templo de su Dios en medio de la nada y los que no lo eran la veía como la fortificación donde su alma encontraba paz y por ello le dieron entre ellos  el nombre más parecido a la resaca:

Con el paso de los días comenzaron a planificar si ese lugar era propicio para establecerse, pero el alma del aventurero no es retenida por nadie y la mayoría aún reconociendo la imposibilidad sabían que algún día se irían para siempre de las tierras que los habían visto nacer; ese sitio de las especias resultaba prometedor y sin saber su suerte todos decidieron que pronto encontrarían la forma de subirse a un barco que los llevará a otro lugar donde olvidar toda la pena y volver a comenzar.

Entre vómitos y lágrimas de amargos recuerdos los hombres aprendieron que sus secretos y sus desgracias formaban parte del grupo, no había entre ellos promesas, simplemente una sólida amistad que por azares del destino los había llevado a ser fuertes, a valerse los unos con los otros, entenderse en su desgracia y ser solidarios.

La caracola que aparentemente se hundió en el mar llevaba una promesa que marcaba un ciclo de vida entre historias que no se habían contado y que no fue ajena a Dayami, para los náhuatl el símbolo de la caracola es muy significativo, forma parte de un mensaje y de un diálogo especial.

Como símbolo para convocar a la gente, la caracola era uno de los objetos más reconocidos en toda mesoamérica, incluso existe la leyenda ancestral de Tecuciztécatl (“el originario del lugar del gran caracol marino”), personaje mítico que compitió con Nanahuatzin para alumbrar el mundo. Su indecisión le impidió ser el Sol, pero, al incinerarse tardíamente en la pira de Teotihuacan, alcanzó la dignidad de convertirse en la Luna.

No era entonces irrelevante el considerar que esa caracola lanzada por Javier formará un espectro especial del que pronto Erandi tendría noticias, sin saber con certeza desde donde llegarìan los poseedores del “Pacto con el Caracol”, la historia se escribirìa en las páginas del  libro secreto de la sacerdotisa del templo de Ometeotl.

La vida te pone ante seres que pueden cambiar el rumbo de tu vida para siempre aun sin que tu te des cuenta o lo sepas con certeza.

Notas de la autora:

Fotografía de Leapin Liz, Brisbane, Australia “El templo de la resaca”

 Leonardo López Luján. Doctor en arqueología por la Université de Paris Nanterre y director del Proyecto Templo Mayor, INAH.Simon Martin. Doctor en arqueología por la University College London y curador asociado del University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology.López Luján, Leonardo y  Simon Martin, “Los caracoles monumentales del recinto sagrado de Tenochtitlan”, Arqueología Mexicana, núm. 160, pp. 26-35,Texto completo en las ediciones impresa y digital. https://raices.com.mx/tienda/revistas-mexico-en-1519-AM160https://raices.com.mx/tienda/revistas-mexico-en-1519-AM160-digital

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe