El universo hablará

“Lleva la poesía al sitio iluminado de tu interior, dale forma al mundo para transformarlo”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa

Sin duda Erandi dispuso tareas a todos los elementos que la rodeaban, les dio el poder que ser escuchados en el preciso momento que ella lo necesitara, invocó a Dayami en posición de deidad para ser portadora de la necesaria comunicación que les daría una forma diferente de entender lo que venía.

En todo esto ella menciona al hielo, las nieves eternas de las montañas que rodean el Altiplano  donde se ubica el poder Tenochca, ¿Qué significado tenía la deidad Itztlacoliuhqui, para la raza que surge del Sol? Dentro de la mitología mexica, Itztlacoliuhqui, también conocida como Itzcoliuhqui, era la deidad  de la justicia, el sacrificio, las heladas, el frío, la escarcha, la miseria, el invierno, el hielo, las herramientas y los desastres naturales. 

En algunos textos se habla del término “Y el pecado” pero recordemos que muchos de los traductores de la verdad nahual fueron sacerdotes quienes como cronistas del Reino en España le pusieron términos que se ajustaban a su visión del mundo. Es importante señalar.

Para Erandi era lógico pensar que todo lo que se te ha dado por derecho, desde belleza, fuerza, inteligencia, fortaleza, de igual forma y en justicia al equilibrio te puede ser retirado, la edad justamente resta la belleza, fuerza y fortaleza; en muchas ocasiones incluso deteriora tu inteligencia. Ella comprendía que esos son elementos que nos sirven como herramientas para entender el mundo que nos rodea y a veces no era la edad, sino los propios desastres naturales los que podían aniquilarlo todo.

Esa fue la causa por la cual ella recurre a Itztlacoliuhqui, la deidad del hielo, se avecinaban tiempos que no eran conocidos por nadie y contar con los elementos para señalar el camino a su pueblo era de vital importancia.

Al llegar a la entrada de Tenochtitlán y dirigirse al Templo de la Luna observó en la distancia el penacho de plumaje colorido de su amado, durante todo el trayecto Ehécatl la protegió y acompañó y en señal de reconocimiento al amor que ellos se tenían le ofreció un delicado obsequio con la ayudad de Mixtli:

El obsequio de Ehécatl y Mixtli a los enamorados

Los elemento protegía a la pareja que con el paso de los siglos lograrían hacer llegar al grupo indicado todo aquello que era necesario para cumplir la promesa donde el Mensajero les solicitó: Lleva la poesía al sitio iluminado de tu interior, dale forma al mundo para transformarlo.

Nada de esto sería facil, viviriamos tiempos donde la fuerza de los conquistadores trastocarían toda realidad e impondrían su criterio, sus creencias y lo cambiarían todo. Lo más difícil no residía en eso, ahora sabemos que domar las fuerzas del espíritu de todo ser bajo el dominio de un idea fija es contrario a toda naturaleza viva, ya que nada está y permanece estático, todo se transforma.

¿Qué hubiera sido de la ciencia en años posteriores si el matiz que le dieron  las creencias teológicas no hubiera intervenido?

Sabemos perfectamente esa respuesta, al igual sabemos de muertes y encarcelamientos de mentes luminosas que no tendrían que haber ido a esos sitios. No podemos negar que depende de épocas y momentos históricos y que nuestra evolución se marcó de esa forma, pero para Erandi y el Tlatoani del tempo de Coyolxauhqui hubo una clara advertencia:

Si sabes de donde proviene el mal, no te acerques a él de nueva cuenta, si sabes donde habita la total oscuridad, alejate lo más pronto que te sea posible.

Fotografía de la autora “El penacho del viento”

Nota de la autora: Hay que definir Mixtli de Miztli, el primero, significa nube y el segundo gato o puma