Todos somos atravesados por energías de forma constante

“No estamos hechos de piezas fijas, ha todos nos ha tocado alguien que necesita seamos vehículo de sus sueños”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Un ser vivo es polvo de estrellas, es la más pura y simple explicación que incluso la ciencia puede demostrar; eso permite que veamos en otro la señal de diversos caminos, esa persona o personas no son ellas en todo lo que han percibido, en su trayecto siempre habrá un cruce de energías con otros seres, de esta forma somos la continuidad del universo.

En las vastedades del universo está la semilla de lo que ya conoces y de algo que estás por aprender.

Incluso todas aquellas que han heridas en el alma con tal fuerza que llegaron a sentir una llaga que no cierra;  por ello es importante que entiendas que mucho antes de existir toda comunicación global, la red de cruces y enlaces vitales, ya estaba ahí.

No todos van a aceptar el reto, habrá quien no se sienta capaz de entenderlo, pero todos estamos ligados al sentir del otro de la misma forma que Ingerin Barderian y Raudek Vilop.

Muy similar incluso a esa persona que en un instante del tiempo de tu finita existencia gobierna tus ideas y las hace fluir, las transforma y demanda de tus actos el siguiente paso, como lo hizo el Alquimista que no es una idea antigua sino un concepto, constante y cierto.

¿Recuerdan a aquel hombre que se le hizo fácil poseer a Painani? También fue transformado por su fuerza y penetrado por la energía de sus palabras y dejó de ser lo que fue para siempre.

Si acaso nutres de maldad o incertidumbre tu alma, alguien llegará para mancharla como el óleo al lienzo y descubrir  que colocando diversas capas de diferentes tonos, tu imagen primaria, lo que percibían de la vida será transformada, de la misma forma que le sucedió al Maestro.

Tu vida aparentemente es hoy y es finita, pero nunca olvides que tus cruces de ideas, dejarán marcas indelebles en otros que aún sin conocerte, te sienten como esa alma que se dedicó a buscar resonancias a lo largo del tiempo.

Hacer magia es ir al campo y enterrar las manos bajo tierra para descubrir que las raíces de un nuevo terruño pueden ser igualmente las tuyas, como lo hizo el Maestro. Es hablar con los niños en la escuela para sembrar en ellos la curiosidad constante y valorar su poder intuitivo, como lo hizo Zila.

En pocos días veremos como Erandi lanza en uno de los ríos más extensos de México, muy cerca de lo que ahora es Puebla la sangre de Dayami, un ser cuya magia le permitirá crear esa fascinante conexión con una raza desconocida que le dará un lenguaje en el futuro, similar a lo que sucedió con los expedicionarios de Eggya

No hay recetas para hacer magia, la magia está dentro de nosotros para encenderla y compartirla.

Photo by Stefan Stefancik on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es agradable para todo el que escribe