Ningún personaje se muere a la deriva

“Cada olvido regresa, todos los momentos son historia”

El Mensajero

Por Ariadne Gallardo Figueroa 

Hacernos cargo de lo que hemos construido, así lo comentamos y eso hacemos;  de otra forma perdemos el hilo conductor de la escena que nos toca vivir. el hombre del Sur con toda la determinación lanzó un mensaje inesperado de esos que solo se conciben cuando el recorrido los necesita, cuando no hay otra manera de atender al que escucha.

Entonces miró a su alrededor y se dio cuenta que la onza solamente lo miraba en la distancia, su territorio llegaba hasta ese paraje, no había tiempo para cambiar el plan, su momento ya no era ese, el hombre la observó con esas nostalgia quieta que con el paso de los días había dejado de ser miedo a convertirse en su presa y entender que ella solo le cuidaba el paso en su territorio y en su espacio.

El varón levantó los brazos hacia el cielo, agradecido de haber logrado llegar hasta el límite del mundo que él conocía y al mismo tiempo entender que su paso por el sendero nuevo estaría plagado de nuevos depredadores y posiblemente de algunos amigos.

Sintió como la sombra de un enorme cóndor le cubrió el cuerpo y lo alentó a continuar, nada podía interponerse entre el espacio abierto del cielo y sus imponentes paisajes, así que decidido y con paso firme continuó hacia lo desconocido y se abrió paso con esa energía que te da la esperanza.

En otro sitio del vasto continente cuyo nombre habría de enterrar historias y construir otras, Painani observa el trozo de pedernal que le ayudará a construirse una lanza de caza y un medio de sustento; ahora sabe que no está sola decidió un camino y abandonar el otro, la bifurcación desaparece con el paso de los días, con la carrera que ella lleva pausada y constante, no abandonar es el mejor consejo que le pudo dar su tutora y ella lo sabe.

¿Cuántos otros harían lo mismo en el paso de su tiempo, construir instrumentos para valerse de ellos y lograr sus propósitos? Nadie lo sabe pero lo que ella ahora reconoce es que lo que se piensa y comparte crea un eco en la distancia y deja un camino para seguir o simplemente abandonar.

Guardó su arma de obsidiana y se alejó del lugar donde otros podían olerla, sentirla, acecharla, se cubrió de lodo el rostro y su invisibilidad la hizo más fuerte, es imposible derrotar a una guerrera encubierta, es su camuflaje un talento aprendido en aquel sitio donde se convirtió lo que ahora es.

El mar apareció ante sus ojos y recordó las palabras de aquellos que la ayudaron al inicio de su viaje, hermoso, azul verdoso como la mirada del amor que espera con paciencia y ternura y  sintió su vaivén acompasado y entendió que la aventura estaba por cambiarle la vida para siempre, con vigor y sin entretenerse siguió el camino de arenas doradas comprendiendo el canto de las caracolas y sus secretos.

La inteligencia de la sacerdotisa en el templo de Ometeotl, le había advertido del canto de sirenas, y al mismo tiempo del valor inmenso que guarda una caracola para emitir mensajes y ser parte de ellos. Painani dibujó en su mente el rostro de aquella amada maestra que le puso en un camino que posiblemente ella solamente había recorrido con el poder de la imaginación, esa intuición que le había dado la magia absoluta para desplazarse en la distancia y quizá en el tiempo.

El inmenso mar mostró el semicírculo solar cuando se desvaneció perdiéndose en las profundidades de sus profundidades; pero jamás dejó de rozar su piel, borrando sus huellas en señal de complicidad, cobijando su persona para no ser perseguida por nadie que quisiera dañarla.

En la vida hay aliados que surgen en nuestro camino y nos demuestran con su constancia que la vida es un trayecto fascinante, nunca estamos solos si sabemos reconocerlos y ser parte de ellos.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s