Las hojas sueltas

Recordando el pasaje: Amin: Todo escritor es un alquimista

Ahora que me encuentro trabajando en la traducción de La Travesía Atemporal, me doy cuenta que incluso el libro en español puede y merece algunos arreglos adicionales, por fortuna todo es perfectible en la edición de los libros y bueno, algún día será obra digna de comprase y dejarme regalías; este pasaje me resulta adorable son las palabras que le dice Amin a su amada Sie, en el momento de frustración ante algo que requiere de su tiempo y atención, además en parte es desconocido para ella y mágicamente le explica el valor de la alquimia como un proceso valioso donde el que persevera logra de su actividad que se produzca la magia de hacerlo artístico:

Amin explica con paciencia y amor a su amada Sie:

Sucede lo mismo con el que escribe y en su trabajo constante termina descubriendo su razón de vivir, al colocar la esencia misma de su experiencia en lo que hace, solo entonces lo transforma en arte.

Sie, lo miró con asombro y en tono firme apuntó:

— Solamente dejará su arte al momento que la vida misma apague su fuerza y brillo, pues todo lo que con pasión se hace definitivamente es una constante entrega.

Ambos se miraron y sonrientes reconocieron que la belleza de todo cuanto los rodeaba en ese momento de sus vidas cobraba sentido.

Indagar, potenciar, reconocer y no abandonar son cualidades del alquimista y todos llevamos uno dentro nuestro, un potenciador en busca de la excelencia y la perfección.

¡Continuo mi labor tenaz y he de imaginar a Amin mi personaje talentoso, valiente y comprensivo a mi lado para darme fuerza en el trayecto, saludos queridos lectores y seguidores!