La revisión de los inicios

Las hojas sueltas

por Ariadne Gallardo Figueroa

Al llegar a esta parte que es la que culmina mi trabajo, me fascino al encontrarme con estos dos párrafos:

Cada novelista reconoce que el amor es una de los sentimientos más fascinantes que los seres vivos poseemos, en el caso de los humanos nos impulsa de formas novedosas para mantener la llama de nuestro cerebro y sus conexiones activas. Solo el que ha experimentado el amor puede expresarlo y es casi seguro que los demás se reflejarán en la experiencia ya que es algo común a todos nosotros.

El amor presente, aquel que está ausente y el que se recuerda con todas sus implicaciones favorables o no, es un motor para continuar la vida que somos. En mi experiencia particular el mejor amor es el que nos brinda el poder de la magia, ese que es capaz de atravesar lo cotidiano para revitalizar una nueva creación, ese  que no se ata a un cuerpo físico y tampoco a las rutinas que obedecen a lo material.

Cada ser humanos busca de forma incesante formas de amar y de sentir, a la otredad y no siempre es facil caemos en rutinas, en dolorosos fracasos, pero lo más interesante de todo es lo que aprendemos en el trayecto.

Solo el que ha experimentado el amor puede expresarlo y es casi seguro que los demás se reflejarán en la experiencia ya que es algo común a todos nosotros.

Amar es un trabajo de equipo, es un decidir ser sinceros… Bueno ustedes deben tener sus propios conceptos y habrán descubierto lo que funciona, les dejo mi reflexión y sigo adelante en este aventurado proceso que en lo particular me resulta fascinante.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com