Las transmutaciones

Durante la revisión siempre surgen ideas nuevas y momentos que merecen destacarse en la historia

Hojas  sueltas

por Ariadne Gallardo Figueroa

(Fragmento de El Puente)

Recordamos los momentos cuando están por concebir bajo condiciones especiales a quien ahora ya sabemos se llama Alnitak, y la madre de Zila, le hace reflexionar sobre su postura respecto a que su hija fuera concebida en la Tierra y no en el sitio lunar donde se encontraba la madre biológica y la luz de los ojos del profesor, como él llamaba; considerándose él mismo un ser cuyas raíces están fuertemente arraigadas al globo azul donde vivimos.

Entonces Sofía Galafik le señala:

-Podían haber elegido el banco de esperma de la Luna, pero por alguna razón tu no enviaste muestras allá cuando ella lo propuso. Una mujer tan independiente y con tantas responsabilidades, tendría que tener razones muy poderosas para no decidir viajar de nuevo a su puesto laboral. 

Zila la miró con una profunda inquietud y por toda respuesta solo contestó:

-No acepto la idea de que mi condición me impida concebir, dependo de la mujer que amo.

En ese preciso momento su madre supo algo que no pudo confesarle, algo que posiblemente sucedería muchos años después.

Zila, muchos, muchos años después

La vida es de un modo y es de muchos otros para la magia que albergamos en nuestra memoria.

Aquello que no le dijo su madre, porque en verdad para ella solamente era una intuición y no una certeza, es que él al igual que otros hechiceros tenía la capacidad de transmutar y bien ahora sabemos de que hablaba.

Fotografía: “La magia de un ser empeñado en lograr lo imposible”

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe