Emprender el camino al futuro bajo la influencia de La Luna Negra

Los Inicios 

El Puente, Segundo Capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa

Ana Pérez Riv, sabía que la conversación no se podría alargar más, pero definitivamente entendió que era un honor que los asgardianos, místicos y eggyanos hayan logrado una conversación tan sincera y veraz, sintió que era el momento de anunciar bajo el influjo de la luna de las grandes oportunidades un ritual por su amistad:

— Hoy sembramos una semilla que se fortalece en la amistad y sincera fraternidad, lo que hemos dicho en este sitio, nos pertenece para ser mejores, para difundir a los demás el conocimiento que tenemos de la vida y de los misterios que guardamos cada uno de nosotros.

Se ha definido aquello que no compartiremos, lo que debemos respetar como parte de los criterios del mundo y lo que llevará tiempo modificar. Pronto se reunirán en Viena para consolidar sus compromiso en la defensa del planeta y tengo una propuesta que hacerles, un homenaje al tesoro del pensamiento eggyano, al valor del pionero Barderian y su valentía; los insto a ofrendar una semilla de Pimelin y sembrarla junto a una de Manzana para edificar un monumento vivo por la unidad y la preservación de la vida que germina hacia el futuro.

La semilla de un manzano estaría junto a la de una de Pimelin eggyano para verlas crecer juntas, posiblemente en un espacio en Viena

Por primera vez en la historia recibirán su residencia como habitantes de la Tierra y colaboradores de Asgardia, extraterrestres de un pueblo rico en cultura y tecnología que desapareció; el mundo no será el mismo, hoy nos vimos en el espejo de un ser que no imaginamos parecido al nuestro, lo dijo el Nazareno hace muchos años y lo podemos recordar hoy:

 Concretamente el  versículo del Génesis que hace referencia a este tema, nos dice: 

“Y dijo Dios: Hagamos al ser humano a nuestra imagen, como semejanza nuestra. Creó pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó”. (Gn 2,26-27).

Esto por mucho tiempo fue olvidado por el que mató a su semejante por imponer sus batallas y hacerse de glorias terrenas, por todo aquel que doblegó a su semejante por sentirse superior a su esencia y su raza. Les costó trabajo ver a su Dios como su semejanza y lo visualizaron en las alturas y le temieron.

Otros pensadores en otras épocas dijeron algo similar: 

Dentro de las enseñanzas de Siddharta Gautama, la filosofía que trata de dar a entender una solución espiritual al sufrimiento humano, fue su bandera, un pacifista quien valoró lo que los humanos sienten con  relación a su entorno.

Se podría extender la lista de personajes históricos que vertieron un mensaje humanista, reconociendo la igualdad y equidad.

Ninguno de nosotros cree que la filosofía y las creencias son escritos en piedra, sabemos que deben evolucionar e interactuar con los otros, reconocerse en los demás; mucho tiempo se pensó que seríamos asesinados por seres de otros mundos,  que  debíamos defendernos, hoy tenemos la prueba que su semejanza a nosotros, personas con necesidades similares a las nuestras, estamos hechos de la misma esencia que está formado el cosmos.

Cada uno de los eggyanos sintió una especial emoción, igualmente comprendieron la ligereza de habitar con un solo satélite natural cuando ellos tenían 7, se abrazaron entre todos y se dispusieron a guardar con especial aprecio la semilla de manzano que Ana les ofreció para solicitar al mundo un sitio donde fuera reconocido su discurso y sus deseos de que ambos arbustos crecieran juntos en un lugar especial y conmemorativo.

Yilia levantó su taza de café en medio de todos los presentes y exclamó:

— Brindó ante ustedes por las lunas habitadas, los sistemas con vida donde la estrella que comparte su calor y energía, ilumina  la mente de todos los que deseamos prevalecer con el paso de los siglos, siendo la mejor versión de nosotros ante la semejanza de los otros.

Zila igualmente alzó su taza y contundente señaló:

— Brindo ante ustedes por que la vida nos permita disfrutar de realidades insospechadas, nos de fortaleza para proteger lo que amamos, nos inste a nunca olvidarnos de lo frágiles que somos ante el poder del universo y encontremos la fuerza para fluir en sus vastedades.

Todos se abrazaron comprendieron que el mundo ya no sería jamás el mismo y que el legado de ellos ya era parte de lo que para el mundo habían dado a conocer como confederación intergaláctica, cuya realidad era más profunda, era la alianza, cuya voz unificada, expandía entre los planetas habitados, la certidumbre solidaria y la certeza de que siempre habría un nuevo mundo donde albergarse en paz y armonía.

Soñar es un recurso que le otorga al futuro una luz para alumbrar el hábitat que nos contiene, posiblemente no somos los únicos con ese sueño y pronto lo sepamos.

Dibujo de la autora: “La Semilla de Pimelin en honor a Barderian y a la raza eggyana”

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe