El amor es un ancla, la confianza tu flecha

Los inicios 

El Puente, segundo capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa

Vidra miró con atención a Taige y continuó con el relato que a todos mantenía expectantes, ya que al contactar a Ontyl y decirle lo que tenían en mente, él se fue al hospital para comentarlo con Barderian, donde todos los días Taige lo visitaba.

Barderian se sintió entusiasmado ya que recordaba cuando él se inyectó líquido de un  bulbo raquídeo drieden, su cuerpo potenció la energía que necesitaba para soportar ese aguerrido trayecto y si ellos fueran capaces de  ver los sitios que elegían las dendritas en un cerebro vivo, cuyo paciente fuera capaz de contestar preguntas in situ de todas y cada una de sus sensaciones, sería muy  provechoso.

Al respecto Taige  que se encuentra ahora con nosotros dijo que quería ser sujeto de la prueba ya que era piloto, Vidra observó a Tai que de inmediato añadió:

— Ciertamente, pero Barderian con un gesto reprobatorio me apuntó con su dedo cuya mano aún se encontraba con vendajes y contundente dijo:

< ¡De ninguna manera, tu eres el prototipo, no la prueba! >

Ya en el trabajo de laboratorio pasaron dos cosas me dicta Ontyl ahora mismo, señaló Vidra:

Ingerin Barderian  y equipo VF, bitácora de la prueba número 5:

Paso número uno: Compatibilidad de tejidos para enlace; entre masa encefálica de drieden y de cerebro común: El cirujano Ontyl crea un agujero en el cráneo y extrae un fragmento llamado colgajo óseo.

Paso número dos: Herramientas puestas a través del endoscopio y monitoreo de iluminación entre ambos cerebros, seguir la trayectoria de las células drieden.

Paso número tres: Las células ependimales ayudan a formar parte de la vía a través de la cual circula el líquido cefalorraquídeo de ambas sustancias cerebrales. 

Paso número 4: Evaluar si existe una eficiente retroalimentación. Una vez inyectado el potencial de dendritas drieden, tomar mediciones de cerebro a impulso intuitivo de ambos sujetos.

Paso número 5: Anotar las respuestas del paciente y cada una de sus sensaciones.

Diagnóstico del primer paciente: Las dendritas se concentraron en las áreas de planificación, frontales, y el el área de la imaginación es decir en las áreas occipitales.

1.- Pregunta: ¿Podemos disminuir al máximo todos tus impulsos vitales?

Respuesta: Si

2.- Pregunta: ¿Cuál debe ser la mejor forma de atravesar un portal estelar?

Respuesta: Vectorial con reducción de masa al extremo

3.- Pregunta: ¿Cuáles son los riesgos potenciales?

Respuesta: Caer al Ginun, perder consistencia atomizar la materia conocida 

4.- Pregunta: ¿Puedes darme alternativas?

Respuesta: No la hay, proceda si la nada existe ha sido nombrada.

En ese momento no entendimos absolutamente nada de la última respuesta pero resonó en nuestro cerebro el término proceda, hágalo.

No logramos que los sujetos paralizados tuvieran movilidad pero tuvimos la oportunidad de albergar en ellos a muchas dendritas drieden, se convirtieron en asesores tenaces y con capacidades especiales. Vidra repetía las palabras de Ontyl con precisión y posteriormente volvió a hablar ella:

De acuerdo al dibujo de Barderian notamos que el espacio se curva gracias a la gravedad, pero teníamos que romperlo para penetrar al portal, en términos terrestres el vector como módulo espacial debía dispararse con una dirección y en sentido hacia el espacio profundo en una nave con la posibilidad de reconvertirse en base a la descompresión molecular, depreciar la materia en inversión y lograr que se recuperara en la forma directa o sea la ya conocida.

Citlali tuvo la oportunidad de ver este procedimiento cuando llegamos a la estación lunar internacional, aumentamos el tamaño de la nave para alunizar adecuadamente.

Citlali aprovechó la oportunidad para preguntar:

— ¿Es posible reducir más el tamaño de lo que nosotros vimos desde la luna?

Vidra observó a Taige y con una sonrisa señaló:

— Por supuesto, Taige para no ser descubierta la pudo guardar en un portafolio, a lo que Tai contestó:

— El problema fue cuando necesité equipo y en casa de los Barilli me fue imposible dar alguna explicación que fuera creíble cuando se percataron, nunca olvidaré ese momento en verdad fueron muy comprensivos conmigo.

Ramagel con gran curiosidad interrogó a Taige, quería saber de qué forma se convirtió en el prototipo y que riesgos experimentó en ese momento.

Taige miró a su amado Yilia y le tomó por la mano para contestar:

— Cuando ya se tenía la base para poder hacer el vuelo, Barderian me dijo:

< Entonces ponte en contacto con Yilia y temo decirte esto pero tendrás que despedirte.>

Yo le contesté no lo haré, a él lo amo, en tí confío; el amor es una atadura fascinante, es el ancla de toda pareja, nuestro paraje no permite eso, ahora debo confiar en lanzarme en la flecha, el vector que me pondrá en un camino incierto si caigo en Ginun, esa será mi despedida.

Cada uno de nosotros reconoce a su flecha y su ancla.

El grupo permaneció callado ante el comentario de Taige, Zila se puso la mano en la boca, en verdad había tantas preguntas y cada una de ellas entrañaba un momento dramático para cada uno de ellos, los viajeros de un mundo aniquilado por las fuerzas del cosmos.

Cada detalle nos acerca a una luz de un camino jamás recorrido, donde la imaginación nutre de vitalidad aquello que nos apasiona como seres creativos, cada uno de nosotros reconoce a su flecha y su ancla.

Dibujo de la autora: “la Flecha” con filtro digital gratuito.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe