No podemos vivir en un sueño por siempre

Los inicios

El Puente, segundo Capítulo 

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Dar vueltas en círculo e intentar encontrar soluciones que logran aliviar el sufrimiento de la gente de Eggya no era un asunto fácil, alentarlos en la creencia de que las cosas tendrían una solución no era algo que la mayoría creyera. ¿A que voy con este comentario? De nuevo a los últimos momentos de un mundo a punto de colapsar, Barderian hospitalizado y el portal en su mente como una fijación.

Taige resuelve llevar los frascos con los tres cerebros al hospital indicado por el grupo de Medreos y es ahí donde la recibe quien actualmente se encuentra en nuestro mundo en la población de Mar del Plata, en la casa de los Barilli, me refiero a Ontyl.

¿Por qué él se encuentra en Mar del Plata que tarea lo mantiene alejado de los demás del grupo?

Regresemos a ese momento en que precisamente Taige se da cuenta de ese momento que es como un balde de agua fría percibe lo que sucede a Paula, se dio cuenta que algo no iba bien con ella, su energía había mermado y eso ya no lo detenía nadie; fijó su mirada en aquella mujer que había puesto todo su interés en ayudar a la eggyana cuando  fue descubierta por el grupo de amigos rioplatenses y argentinos; para Paula, el mundo sería algo distinto en breve; la intranquilidad invadía sus pensamientos, pero ella no diría nada por no desanimar al grupo y mucho menos preocupar a su pareja de tantos años Rolando Alberto.

Tai habló más adelante con Yilia para explicarle lo que había percibido en su entrañable amiga Paula; no se puede asir lo inasible, no se puede desear que la magia persista más allá de su propia energía, no se puede clamar al universo por lo que ya no será. Inaprensible, distante y verdaderamente eterea la encontraríamos del otro lado de la caudalosa vida que fluía a su alrededor. el destino estaba en manos del tiempo y el tiempo no se detiene.

Ontyl, especialista en la clínica de neurociencia, pondría todo su talento en ayudar a Paula

Fue en ese momento que la pareja formada por Yilia y Taige solicitaron la asistencia de Ontyl, conocedor y especialista en la extinta clínica de neurociencia, el sitio al que Taige llevó los frascos con los cerebros driedens y esa es la razón por la cual él permanece en Mar del Plata.

Harían lo imposible por que Rolando no se diera cuenta de la verdadera situación de salud de Paula, a pedido incluso de ella que sabía lo importante que era cada acontecimiento que estaban viviendo ahora, por tanto el reto era mayúsculo.

Para ellos lo que se presentaba era un reto ante el mundo y la oportunidad de que los planes quebrados antaño por Rolando Alberto se fortalecieron, era motivo suficiente para no dar muestras de debilidad; todo regresa, la vida fluye y los convoca para seguir adelante, no parar de creer que la unidad de los humanos es un aliento renovador y constante. 

La lucha del grupo de Rolando Alberto se había enfocado en los quehaceres de la tierra, la vida necesitaba sustentarse en sus raíces y más adelante en los grandes proyectos hacia las estrellas, pero había demasiada gente interesada en conservar sus atribuciones, relaciones estables de las cuales obtenían sus recursos y sus fortalezas. Por eso más que nunca ellos entendieron que no era momento para flaquear, obvio que Paula formaba parte de ese dinamismo, pero su salud mermaba.

Frint es quien elige a Ontyl para que ponga en marcha uno de los procedimientos que ellos utilizaban durante el viaje interestelar, el procedimiento tendría que ser adaptado a las condiciones  inherentes a la patología de Paula. LA  preparación no será utilizada para disminuir al máximo  el pulso cerebral, ellos  tendrán que adaptar su equipo y van a tener que invadir con mucha delicadeza el cerebro de una terrícola, a quien todos ellos admiran y desean mantener viva  por el tiempo que sea posible en condiciones estables; ganarle la carrera a una metástasis no era algo sencillo, intentarlo era lo mejor que podían hacer. 

Ontyl decidió aceptar a Karina Ballesteros, quien recibe entrenamiento para reconocer cambios en la lectura del nano-supresor, procesos totalmente nuevos para una terrícola, ella entendió que lo que veía en el monitor de lectura no era lenguaje eggyano, sino un lenguaje científico que se compartía en diversas galaxias cuyo nombre era Endelferg que permitía el desarrollo de investigación transversal entre los diferentes grupos de pobladores intergalácticos. De todas formas resultaba complejo entenderlo, pero puso toda su concentración para capacitarse adecuadamente.

¿De dónde era Karina? Ella es chilena, amiga de Braulio quien la llamó con carácter de urgencia y la instó a que dejara todo lo que estaba haciendo y se reuniera con ellos en el chalet de los Barilli, nunca imaginó que se comprenetaría de una labor delicada, nunca antes practicada en el planeta Tierra.

El sueño de un mundo mejor no era para todos, no lo fue para los eggyanos, pero quienes lograron viajar hasta nuestra vía láctea harían lo que estuviera en sus manos por que se tuviera constancia de esa lucha por rescatar lo que importa.

Paula se recuperaba agradecida por el tiempo que le permitieran los adelantes eggyanos y el cariño de sus amigos permanecer entre ellos, sintiendo la enorme alegría de reconocerlos como entrañables amigos.

Los sueños son un portal por el que viajamos en busca de la esperanza y el brillo de un nuevo amanecer, alcanzarlo es un reto, en el que algunos dejan de creer, por fortuna la osadía siempre encuentra alternativas.

Dibujo de la autora: “La mirada asertiva de Ontyl”