Verdades sutiles no perceptibles a todos

Los inicios

El Puente, segundo Capítulo 

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Vidra continúo con la charla y le hizo entender al profesor Zila que tal vez lo que él relacionaba con un hobionte para ellos se definía como red galactica, y afirmó, mi padre trató de colocar un nombre que fuera entendido al momento por el grupo de científicos nombrandola de esa forma: La federación intergaláctica, sin embargo  en justicia y por lo que nosotros vimos desde el panorámico de nuestra nave, no podría compararlo ahora con esa denominación.

Debo admitir que  para los humanos dio el resultado deseado, hablar de un grupo de seres conectados en diversas galaxias para ayudarse unos a los otros, le dio sentido a una realidad que tal vez muchos de ustedes <o de ellos> jamás tengan la oportunidad de ver como tal.

Ellos los formadores de la red jamás harían un homenaje especial a algunos de sus miembros, pero supongo que hay gente entre ellos que lideran fuerzas desde hace mucho tiempo, que han unificado poderes y que han intensificado a la red. Ellos  dirigen un mensaje que es parte de la historia de lo que han escrito, hecho y creado miles de seres humanos en diversas partes del cosmos.

Por tanto, profesor Zila puedo asegurarle que los líderes místicos han logrado ser parte, tengo la certeza que ellos estaban ahí bajo una banda de tonos rojizos intensos, validando aquello que nos fortalece como parte de lo eterno, ese que se nos escapa de las manos al dejar el cuerpo físico que somos.

Nosotros no teníamos tiempo de saber si funcionaria, si lograríamos crear una herencia genética de valor para las generaciones que ya no tendríamos, ya no habría cuerpos vivos a los cuales conectar con la noción de un mundo más allá de ellos mismos.

En el plano de realidad y creencias que nosotros teníamos, el concepto de divinidades celestes, de Valhalla, de adoración a un ser creador cuya gloria te enaltece con la vida eterna si  has cumplido sus preceptos o te castiga en el infierno si no lo has hecho, había perdido sentido.

Las cosas permanecían para muchos en el claroscuro de una realidad desconocida y llena de incertidumbre, permítame recordar un pasaje de aquellos momentos de gran desaliento:

Señala Vidra: La ayuda de Taige fue vital ya que se replicaron las pruebas con el hospital de Eggya y eso nos ayudó a ganar tiempo y crear alternativas.

Cuando Raudek Vilob se entera de la situación física de Barderian se acercó a mi padre y le dijo que no tenía lógica para ella o el grupo tratar de llegar a un mundo etéreo y fuera de toda lógica, no entendía qué sucedía con esos cerebros brillantes y palpitantes en medio de aquellos  que permanecían inertes, entonces mi padre le contestó:

< Raudek, estamos recibiendo un mensaje, debemos descifrarlo, por alguna razón parece que tenemos la oportunidad de preservar la vida de algunos de nosotros, eso es lo que intuyo>

Al momento Vilob organizó una serie de tareas y esto fue el siguiente paso de la investigación:

Ingerin Barderian  y equipo VF, bitácora de la prueba número 3:

Paso número uno: Compatibilidad de tejidos para enlace.

Paso número dos: los astrocitos forman un tejido cicatricial pueden servirnos de conector entre un cerebro inerte y otro de drieden.

Paso número tres: Las células ependimales ayudan a formar parte de la vía a través de la cual circula el líquido cefalorraquídeo. Pueden generar una eficiente retroalimentación.

Raudek solicitaba a alguien del equipo que mantuviera comunicación con el hospital donde se encontraba Barderian para conocer su estado de salud y saber si podía recibir el informe semanal de sus pesquisas, señala Vidra al grupo que en silencio la escuchaba con total atención, ella miró a Taige para continuar con el relato:

Taige nunca se comunicó directamente con Raudek, pero informó el interés de Ingerin Barderian quien deseaba que los cerebros fueran llevados a Medreos. Entonces Ethym uno de los ocho científicos le avisó que los llevara al hospital de neurociencia ya que con ellos se haría un enlace Medreos-Eggya.

La ayuda de Taige fue vital ya que se replicaron las pruebas con el hospital de Eggya y eso nos ayudó a ganar tiempo y crear alternativas.

En ese momento el celular de Zila empezó a sonar, era su madre, necesitaba regresar a su casa y quería que él lo supiera.

Los eggyanos comprendieron e hicieron una sugerencia que a Zila le resultó fascinante:

— Profesor Zila nos gustaría continuar la charla después que usted informe lo que hemos platicado a los líderes místicos y nuestra próxima reunión pueda darse con los 28 personas que invocan las fuerzas de la red.

Hay momentos en la vida que parecen desalentadores y mirar hacia un horizonte que desconocemos no siempre permite visualizar certezas, pero este no era el caso y resultaba absolutamente alentador.

Photo by Pixabay on Pexels.com