La disertación de Tai al norte de América y el acuerdo diplomático

Los inicios

El Puente, segundo Capítulo 

por Ariadne Gallardo Figueroa 

Tomando en cuenta los protocolos establecidos, se dispuso el plantel académico a recibir al grupo de eggyanos para que les fueran presentados los cargos y demandas que la Institución de altos estudios académicos tenía contra Tai.

Jack, un asgardiano que les recibió en su cabaña al llegar a la población más cercana a la sede universitaria, señaló que la tendencia de los académicos con el paso del tiempo se había convertido más inclusiva en todos sentidos, ramas de la ciencia que antes no se consideraban para formar parte de sus cátedras, habían ganado terreno, muchas otras disciplinas tendieron a desaparecer con el progreso de las actividades digitalizadas y bueno era un mundo donde el rigor del conocimiento estaba muy puesto en lo que ellos califican grado de excelencia.

Con pocas horas de sueño la mayoría se dispuso a continuar la travesía hacia la afamada universidad donde les esperaban solicitando de su puntualidad, Jack bajaba diversos enseres de su camioneta para que todos pudieran subir sin dificultad, observaron un paisaje adorable con mucha vegetación verde y una atmósfera fresca, totalmente diferente a lo que experimentaron en Iquique, otro tipo de paisaje, la riqueza del planeta era un verdadero tesoro.

Los pasillos de la universidad a Tai y Yilia les recordaron las instalaciones de Castilviegers en la luna de Tuliem, un lugar fascinante con una cultura ancestral que se había preservado con el paso del tiempo gracias a su agilidad para desviar asteroides de una forma extraordinaria y única en parte por su formación geológica,la pareja sonrió al tomar en cuenta ese dato tan excéntrico y al mismo tiempo un punto estratégico para avanzar en el futuro.

En un salón con sillones de madera tallada los recibieron dos decanos y la señora McGrell, les saludaron con gran cordialidad,  les acompañaba el director del plantel de astrofísica. Dispuestos a gestionar deliberaciones y por supuesto con el apoyo de sus otros compañeros eggyanos, la pareja de Taige y Yilia pusieron sus mejores talentos ante el momento que les esperaba, ya habían vivido miles de situaciones difíciles y definitivamente esta era otra con la cual enfrentarse.

Aclarando la voz el director de la facultad de astrofísica se dispuso a leer una serie de cargos e inmediatamente después dispuso diferentes formas de remediar el bochornoso suceso, así lo calificó:

— Entiendo que su verdadero nombre es Taige de Eggya, su cargo profesional es Comandante en jefe de la nave intergaláctica Mega Vector Egg-1 y sus conocimientos de astrofísica se equiparan o superan a los que se imparten en esta universidad, -se le quedó mirando esperando comentarios- de nueva cuenta se aclaró la voz y le pidió que asentara, extendiendo hacia Tai su mano:

— Respetables decanos, consideró que posiblemente no se superan los estudios, nosotros contamos con disciplinas y orientaciones diferentes, pero si una rama de mis  conocimiento  definitivamente se equipara a lo que ustedes llaman astrofísica.

El decano se llevó la mano a la frente y continuó con su lista de demandas legales que en verdad más se parecían a proposiciones argumentativas, de la premisa a la conclusión, definitivamente los eggyanos eran conscientes de que iba todo esto y cómo podían arreglarlo, pero le dieron tiempo para que él elaborará y dispusiera cada uno de los pasos.

En el siguiente paso Tai propuso presentar un examen evaluatorio para que el decano y el director de la Facultad de astrofísica calificarán los conocimientos que ella tenía y si de algún modo estos pudieran ayudar a dejar constancia o al menos un precedente ante la universidad de su respeto al plantel y su disciplina académica.

Finalmente acordaron deliberar junto con Tai sobre un monto económico por el daño moral  que sufrió la señora McGrell y por preservar el prestigio de la institución académica y finalmente aceptaron que a título de suficiencia Tai presentará un examen esa misma tarde.

Daniel solicitó un tomo de la tesis de grado de la distinguida egresada de la invaluable institución, y durante la charla de sobremesa, Jasik se ofreció a crear una versión digital de la misma en idioma eggyano y Endelferg, ella sin duda alguna formaba parte de uno de los más importantes pasos que ellos concretaron y que no hubiera sido posible sin su ayuda.

La biblioteca virtual de Abudanaya en la alejada población de los Medreos; la Luna donde se encuentra ahora el equipo científico de Vilob

La Luna de Medreos 

La biblioteca virtual de Abudanaya en la alejada población de los Medreos había una luna donde la riqueza lingüística de los pobladores cercanos y desconocidos atesoraba cada descubrimiento, era resguardada por un grupo importante de personas lo que sería el equivalente a catedráticos eméritos en la tierra. Es precisamente el sitio que ocupa el equipo de Raudek Vilob para desarrollar su investigación.

Tomando en cuenta este dato Raudek habló a su equipo cuando se dieron cita en el laboratorio, viajando desde Eggya para instalarse por tiempo indefinido es ese lugar:

— Estimados investigadores, les agradezco su confianza en esta nueva aventura, Igeldy, Antag, Folorig, Pascy, Ethym y Fardeg, han dejado todo por venir hasta aquí, sé que algunos extrañan a sus demás compañeros cuyas ocupaciones les han impedido seguirnos.

No contamos con un amplio presupuesto, como académicos ustedes tiene una pensión que les ayuda con sus gastos cotidianos, la institución nos ofrece el equipo a manera de pago, no hay viáticos y ustedes los saben y están aquí sosteniendo un sueño, gracias.

Cada semana enviamos un reporte de nuestros avances a la biblioteca virtual de Abudanaya, con copia al pionero Ingerin Barderian.

Al pronunciar estas palabras hubo cierta incomodidad en los presentes y fue Igeldy quien preguntó:

— ¿Ha pensado que el pionero Barderian pudiera tomar a mal que es precisamente en base a sus notas personales que se emprende la investigación? Tal vez se sienta incómodo.

Raudek Vilob la miró con atención e insinuó una leve sonrisa:

-Conozco a Ingerin, y se que por una parte su ego lo ha de valorar, sobre todo al darse cuenta que no importa lo distante que me encuentre me afirmo con lealtad y especial afecto dándole el lugar de privilegio a cada una de sus palabras. Además debemos entender que la inspiración y raíz abreva de algo más profundo y él debe saberlo, ya que a la  larga Barderian será quien cierre el círculo. Confió en que así sea.

La ciencia siempre nos ha dado la oportunidad de compartir, ampliar y fortalecer lazos entre las diferentes culturas, su sinfonía es armoniosa y se despliega a través del tiempo.

Photo by Pedro Figueras on Pexels.com

Referencia:  En la primera novela Galaxia de Cristal se menciona esto: Endelferg, idioma científico utilizado por las corporaciones intergalácticas Capítulo 5°, Los preparativos a Marte, subtítulo El poeta espera, los científicos, no.

ISBN 9781980286844

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe