La pasión del lince

Los inicios

El Puente, Segundo capítulo

por Ariadne Gallardo Figueroa 

En toda cultura, lejana o cercana, previa a la historia, más allá incluso de la propia historia de la humanidad, como es el caso de Eggya;  siempre habrá uno o más linces, seres cuya visión se destaca por mirar lo que otros no han percibido; todos ellos buscan encontrar aliados, gente que los ayude a transformar la vida que somos y coloca en seres con cualidades extraordinarias una voz, un aliento luminoso para que avancen y guién en el camino a los otros con aquello que  apasionada su alma;  ese dictado único, los compromete a lograr la magia del cambio.

Desafortunadamente también están los fanáticos, los dictadores y los creyentes de dogmas que consideran su compromiso de ese lado y arrastran a la humanidad a seguir el mismo camino de antaño a hacer las cosas para preservar el status quo; sin embargo de nos ser por ellos los movimientos para alentar el cambio no existirían, es cuando aparecen los grupos que se dan cuenta que las cosas pueden y deben ser diferentes.

Con este pensamiento les dejo cuando Citlali sube a la nave de los eggyanos para dirigirse a nuestro Planeta, el primer ser humano en poner su pie en una nave extraterrestre:

— Estoy asombrada de la simplicidad de sus equipos, muchas gracias por permitirme este momento único capitán Algyen, primera al mando Vidra, es  muy emotivo estar aquí.

— Debemos hacer un análisis simple de sus biorritmos celulares Citlali, nos permite

Vidra la miró con un pequeño aparato en sus manos, esperando autorización.

Citlali asintió y sonrió cuando una especie de haz de luz violeta cubrió su cabeza y posteriormente el resto de su cuerpo y el aparato dijo algo incomprensible para la humanidad terrícola.

Vidra respondió: La voz mecánica es eggyano, ha respondido que todos sus valores sanguíneos y niveles de lípidos corporales y cerebrales son razonables y dentro de la norma establecida para su raza y edad. Gracias

Tome asiento, la pondremos bajo la cúpula de cristal murdoriano,  la entrada a la atmósfera terrestre puede ser algo estremecedor en esta nave para un humano.

En la Tierra

Los medios de comunicación comenzaron a transmitir que en breve en la estación de aeronáutica mexicana, haría su descenso la nave extraterrestre, destacaban con alborozo que una mujer jefe de operaciones y coordinación de los trabajadores en la Luna viajaba en la nave, el anuncio destacaba que era la primera vez en la historia de la humanidad que un acontecimiento así se registraba.

Los medios hicieron un recorrido por la vida profesional de Citlali, la mujer que estaba en matrimonio con el profesor Zyla Felguerez Galafik.

Zila llamó a su madre y le dijo que ese día era el más feliz de su vida, la luz de sus ojos regresaba a completar una de las tareas que cambiaría sus vidas. Su madre con una gran sonrisa señaló:

— ¡Y de qué forma! los medios ya la han señalado como la primera humana en una nave extraterrestre, que maravilla hijo mío; el embarazo que comparten con tanta vitalidad me renueva y me hace inmensamente dichosa.

— Madre debo colgar tengo un mensaje de Tai en el celular, nos vemos mañana en el laboratorio, no nos esperes a cenar o celebrar esta noche es…

— Entiendo hijo, lo comprendo perfectamente.

Zila observó con curiosidad su celular con las palabras de Tai:

< Estimado profesor Zila,  me encuentro de regreso de la universidad donde tuve que presentar una serie de justificaciones para ser liberada de una demanda, afortunadamente todo el trámite fue exitoso; me alegra que su esposa pronto se encuentre a su lado a inicios de la semana entrante nos pondremos en contacto con usted, es importante para el grupo hablar en persona, evitar la videollamada. Agradecemos su comprensión y paciencia.>

En el monitor de la televisión de su estudio observó el momento en que los eggyanos descendían de aquella nave que tanto asombro les había causado a los orientales cuando su descenso se hizo presente con el Mega Vector Egg II y ahora en la capital mexicana con el Mega Vector Egg III.

Vidra preguntó antes de descender:

— ¿Qué indicaciones hay para los bioconectores, náhuatl o español?

— Vidra, la segunda es la lengua oficial, coordinamos.

Les esperaba una serie de sesiones y entrevistas de lo más diversas y por supuesto el momento para contactar a sus amigos y planificar el siguiente paso. Zila llegó en su monomotor hasta las instalaciones donde se prepararon habitaciones para los recién llegados, un lujoso resort en el cual dispusieron de un temazcal para mostrar su cordialidad al estilo mexicano ya que tenían entendido que una cena ostentosa no era conveniente para ninguno de los recién llegados.

La total intimidad

De nuevo en casa Citlali y Zila sentían que sus corazones creaban un armonioso palpitar, un concierto enamorado y vibrante después de tanto tiempo alejados el uno del otro. Citlali comenzó a besar a su amado con ternura y pasión, al momento que Zila la separó de su cuerpo; ella no comprendió qué estaba sucediendo, se sintió confundida y se lo hizo saber. 

— Amada mía, debes permanecer en total asepsia y sin el más leve impacto mañana recibirás en tu cuerpo a nuestro amado bebé. Hagámoslo a mi modo por esta ocasión.

Citlali se quedó confundida, ante comentario tan inesperado y lo miró turbada.

— Cierra los ojos y sigue mis movimientos, señaló su amado Zila.

— ¿Cómo voy a seguirte? Si me pides que cierre… ahhh! Mi amor, te amo

— A eso me refiero querida Citlali sígueme con los ojos de cada una de tus células ellas saben mirar de una forma completamente diferente y mágica, la intensidad le pertenece al enorme amor que compartimos, acompañame y olvida tu cuerpo por esta noche.

Las grandes pasiones siempre encuentran la forma de abrirse paso en medio de la oscuridad, en medio de la imposibilidad y ante todo iluminan el camino cuando es necesario.

Photo by Anni Roenkae on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe