Reflexiones para continuar el trayecto

por Ariadne Gallardo Figueroa

De pronto me doy cuenta que cada uno de estos tres libros de la serie Hechizo de Ave I, La travesía Atemporal II, El Puente y los inicios III; cumplen una tarea que inicié en el año 2003 y me llevó a una reflexión que para mi es importante y deseo compartirla con ustedes para que hagan sus propias conjeturas si así lo desean:

Cuando algo necesita del impulso para seguir, formará parte de tus pensamientos y éstos han de compartirse en formas diversas con las personas que se crucen por tu camino: como humanidad tendemos a lo perfectible, aún cuando sabemos que nos limita el cuerpo que poseemos, las distancias que nos rodean en el  inmenso  mundo que habitamos y es en ese momento que la habilidad sensorial nos permite sentir al otro como un espejo y reflejo de los sentimientos que todos poseemos.

El libro habla de nuestra necesidad de afirmación como humanidad, de reconocer al otro que en su posición de anonimato, siente y sufre igual aquel que tiene las herramientas o posibilidades de expresarse.

Sufrimos, lloramos, amamos, a nuestra manera nos damos cuenta que poseemos algo que es fundamental, la memoria y con ellas podemos modelar un futuro viable o dejar que la memoria reviva y mantenga de forma perpetua  las imágenes del pasado y las  convierta en algo inamovible.

Yo en lo personal prefiero la segunda alternativa: La dinámica donde puedo cambiarlo todo de una vez y para siempre, a mi manera es la mejor forma de saltar al abismo y poder mirar un nuevo paisaje desde lo alto con la certeza de que no perderé lo más valioso que poseo, mi memoria crítica, analítica, observadora, con el ceño marcado por la sangre del ave mensajera de la sabiduría. Sin importar a qué raza, cultura o creencia  pertenezca, elegí esa firma y la compartí a través de mi obra con todos ustedes que me han seguido hasta ahora.

Cada novelista reconoce que el amor es una de los sentimientos más fascinantes que los seres vivos poseemos, en el caso de los humanos nos impulsa de formas novedosas para mantener la llama de nuestro cerebro y sus conexiones activas. Solo el que ha experimentado el amor puede expresarlo y es casi seguro que los demás se reflejarán en la experiencia ya que es algo común a todos nosotros.

El amor presente, aquel que está ausente y el que se recuerda con todas sus implicaciones favorables o no, es un motor para continuar la vida que somos. En mi experiencia particular el mejor amor es el que nos brinda el poder de la magia, ese que es capaz de atravesar lo cotidiano para revitalizar una nueva creación, ese  que no se ata a un cuerpo físico y tampoco a las rutinas que obedecen a lo material.

Si miramos hacia lo eterno esto es entendible, todo lo demás tiene un tiempo finito, tal vez ahí se encuentra la llave de la que hablaba Ingerin Barderian, pero no puedo adelantarme a los acontecimientos que aún no son relatados por  Raudek Vilob, ella tiene vida propia y su búsqueda a veces no es la mía, ella me sorprende cuando me despierta a media noche y me lleva a mi cuaderno de notas para escribir el siguiente pasaje.

Con esto solo quiero advertirles que el personaje es un ser vivo en la cabeza de todo escritor y no soy la excepción.

¿Recuerdan que en 2003 el filósofo Nick Bostrom propuso que el universo podría ser en su conjunto una monumental simulación?

Recientemente Fouad Khan, reabre la discusión al respecto y agrega que que podemos detectar su existencia por la velocidad de la luz: puede procesar información a razón de una operación por segundo y tendría una extensión de 300.000 kilómetros de largo, donde almacenaría toda la información relativa a la simulación. Khan concluye con una sensación de impotencia: «todo lo que podemos hacer es aceptar la realidad de la simulación y hacer de ella lo que podamos», lo dijo para la revista Scientific American.

Es un debate que sigue adelante, para los que están pensando que sostengo sin remilgos esta teoría, de antemano quiero decirles que no concuerdo con ella; somos más complejos e interiormente ricos para dejarme convencer con tal argumento.

De esta forma les invito a seguirme en el siguiente capítulo y agradecerles a los que me siguen desde el anonimato y los que son blogueros entusiastas y lo hacen con propio nombre, a todos gracias!!!

Notas referidas: Space confirmed! We live in a simulation. Fouad Khan, Scientific American, April 1, 2021.Do We Live in a Simulation? Chances Are about 50–50. Anil Ananthaswamy. Scientific American, October 13, 2020. https://tendencias21.levante-emv.com/el-universo-seria-una-simulacion-regulada-por-la-luz-y-la-gravedad.html