Un pequeño paréntesis

El sonido que escucho todas las mañanas y que definitivamente es revelador, la paloma instando a todo ser que la oye a seguir adelante: ¡Levántate, levántate!

En realidad no se si pueda captarse en otros idiomas, espero que la intención sea reveladora y podamos encontrar en la fauna que nos rodea ese atisbo de grandeza de los seres transmutados.

Imagina que viajé al pasado a la isla de Creta y abrí una ventana desde el tiempo que habito para recordar que hoy, en mi cumpleaños puedo alentarme a seguir con ahínco como cada amanecer, con el llamado del ave que posiblemente sea la transmutación de alguna de la hechiceras, tal como es relatado al final del segundo libro La Travesía Atemporal.

Saludos lectores y gracias por acompañarme

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s