¿Cuáles son tus mezclas?

Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Para un habitante del año 2287 era muy sencillo poder responder con propiedad a esto, al ampliar las zonas de apertura fronterizas como ya lo explicamos con antelación, no era difícil imaginar que había grupos de poca tolerancia racial y tuvieron que entender de la forma más objetiva posible que esto estaba fuera de toda lógica.

Las gubernaturas internacionales consideraron el costo beneficio de la tarjeta de identidad universal colocando el secuenciador simplificado del ADN de cada poblador del planeta; de esta forma para viajar, comerciar o identificarse dentro de una institución académica u hospitalaria era natural la pregunta: ¿Cuáles son tus mezclas genéticas?

Claro está a punto de ser bombardeada la Luna por una frenética horda de meteoritos y yo me salgo aparentemente del tema para hablar de la secuencia del genoma humano, pero es de vital importancia entender que es a partir del estudio de los secuenciadores que algo sucedió en el universo y no todos eran conscientes de ello.

Vamos por partes, La pangénesis es la teoría defendida por Anaxágoras, Demócrito y los tratados hipocráticos según la cual cada órgano y estructura del cuerpo producía pequeños sedimentos llamados gémulas; de igual forma nos encontramos al monje austriaco Gregor Mendel describió las leyes básicas de la genética a partir del estudio de guisantes. Su obra no será tenida en cuenta hasta principios del siglo XX. La propia teoría de la herencia de Darwin, no encontró mucho nivel de aceptación al principio. 

Caso similares habían acontecido en la distante Galaxia donde científicos de la talla de Barderian, Fardeg, y la dedicada labor de quien fuera la musa secreta del primero, su nombre puede ser pronunciado por mi, desde luego: Raudek Vilob.

Secuencia del ADN

Ella fue una apasionada genetista que se enfrentó a la época en que los inggledid y eggledid  surgen en la esfera y planetoides circundantes a Eggya; su correspondencia con Ingerin Barderian fue copiosa y no siempre en términos profesionales, es la causa por la cual, él la cubría en sus correspondencias con toda la discreción que le era posible. Juntos lograron construir el método más fascinante de interacciones en diversos planos de la ciencia aplicada.

Ambos mantenían un código secreto, que se circunscribe en una misiva que ella le envió a Barderian y con la cual formaron una visión valiosa del mundo que los rodeaba:

“En tus límites, me he vestido de alas; en tu ausencia me he bañado de luces; en toda la falta de entendimiento de lo que soy, me convertí en un incesante buscadora de verdades donde he abierto ventanas y soltado al viento la sorpresiva  y rebelde causa que todo ser vivo persigue: Conocer los porqués del universo” Raudek Vilob

Barderian se reconocía y se confesaba inútil ante la apasionada amistad de aquella mujer que no sólo encendió a las mentes más preparadas de su época, sino que le dio la fuerza necesaria al científico para que lograra la hazaña que nadie hubiera conseguido jamás;  de no haber sido un temerario aventurero tal vez ahora mismo no entenderíamos por que fue considerado un líder por los eggyanos, asunto que él no consideraba así del todo, ya que sus logros no eran los de un hombre trabajando e ideando en soledad, había un grupo importante con el cual él había puesto en marcha toda una maquinaria científica y tecnológica para fines puntuales: Encontrar un puente.

En aquellas cartas que el científico Berderian envió a Vilob se describe una de sus máximas preocupaciones:

“No podremos ser lo que somos por muchos tiempo y la certeza de preservar lo que conscientemente nos alberga, es una camino que va más allá de nosotros mismos, confiar en que podemos seguir uniendo puentes de hilliagest, es una de las más grandes preocupaciones” Ingerin Barderian.

Definitivamente la respuesta estaba en el aire, en aquello que no se toca, pero que puede atravesar un trayecto en pocos instantes. Ahí el sustento de todo Drieden en Eggya y líder místico en la Tierra.

Poder ver el mundo visible e invisible fue uno de los anhelos de grandes investigadores de épocas pasadas, recordemos las palabras que en su vejez Issac Newton expresara a John Conduitt:

“Quienes andan tras la piedra filosofal están obligados, según sus propias reglas, a una vida estricta…”

La búsqueda de cada científico se regía a sus reglas, su cultura, el ambiente que le rodeaba, la época en la cual habían nacido pero todos al final de cuentas perseguían los mismos fines responder a los porqués del universo.

Leer la historia de mundos distantes en más de una ocasión a todos ellos les fue factible, encontraron minerales que ya estaban en sus propios mundo, el hierro, el níquel y el oro, bajo otros nombres en distantes planetas, eran comunes, como lo  fue el reconocernos en la secuencia que encadena la vida de todos los seres vivos.

De alguna forma entendimos qué clase de conexión existe entre todos nosotros y hasta qué punto es indivisible.

Notas de la autora:

Puentes de hilliagest: Puentes de hidrógeno para los seres vivos de la Tierra. La doble hélice de ADN se mantiene estable mediante la formación de puentes de hidrógeno entre las bases asociadas a cada una de las dos hebras.

Gift de la secuencia de ADN de Brian 091 dominio público 

Citando a Isaac Newton: Una biografía breve de Peter Ackroyd Cap. IV La más oscura de las artes, pág. 47

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe