Las raíces ancestrales

Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón, los une la conexión que no podrán entender pero que está ahí. No importa la distancia, no importa el tiempo, tampoco el espacio”  El Maestro.

En aquel momento dentro del recinto de la decana Pérez Riv, el más alto rango de los ocho líderes místicos invocó a su raíz; voces desconocidas para algunos de los presentes se escucharon con energía e invadieron con sus ecos el salón:

Jokainen teistä on osa linkkiä 

< Cada uno de ustedes forma parte de un eslabón>

(idioma finés la raíz más antigua de la familia de Zila)

τη σύνδεση που δεν θα καταλάβουν

< los une la conexión que no podrán entender>

(idioma griego la raíz ancestral de Petra y  Sofía)

tetepozmecayotoma acan tetlanehui 

 <Desencadenar, cosa muy semejante a otra no se puede diferenciar>

(Los orígenes náhuatl de Ana)

Die Entfernung ist unwichtig

< no importa la distancia>

( los orígenes germanos de Gala)

زمان مهم نیست

<No importa el tiempo>

(Orígenes ancestrales de Ramagel, que pertenecían a las voces persas)

နေရာမရှိ

<Tampoco el espacio>

(la raíz más antigua de la familia birmana  de Jade)

Судьба не написана

<El destino no está escrito>

(la voz rusa cuya raíz seguía Ariedré)

Ninguno de los ahí presentes era consciente del alcance territorial de aquellas voces, cuyo tiempo y espacio se habían perdido en el ancho universo y retornaban con la fuerza de una ola de energía al sitio donde ellos celebraban el ritual diseminador.

De la nada aparece una formación gaseosa que arremete contra la nave

Mientras tanto en el corredor Barderian:

El capitán Algyen monitorea con una sonda magnética el recorrido e impulso de la lluvia de meteoros cuya impulsión  resulta improbable frenar o detectar con alta precisión.

En la flotilla son conscientes de las fuerzas magnéticas y oleadas de materia oscura que pueden desviar el curso de las rocas, o de la propia nave. De la nada aparece una formación gaseosa que arremete contra la nave, la embiste de frente, pero antes de impactar desaparece ante la mirada atónita del grupo de Eggyanios que forman la tripulación.

Algyen no tiene respuesta para entender lo que sucede y exclama:

–¡Ingerin Barderian!

Pero no recibe ninguna respuesta, solamente siente el impulso desde abajo de la nave, pierden el control y son empujados hacia arriba en cuestión de segundos; todos se tiran al suelo del Vector Egg-III contrarrestando el golpe en sus cabezas.

En instantes observan una roca de dimensiones descomunales que ha logrado que otras más pequeñas la rodeen en una danza gravitatoria con el poder destructor para todo lo que pueda encontrar a su paso.

Algyen observa a su tripulación con desaliento, la respiración jadeante y el temor en cada parte de su ser. Ellos ahora son conscientes de lo que enfrentan, pero también se han dado cuenta que no están solos. 

Vidra toma por el hombro al capitán y susurra:

— ¿Acaso Barderian ha formado un ejército?

El capitán la mira con desconcierto:

— Solo así podríamos entender tan peculiar experiencia.

¿Qué sucede en el recinto de Ana, hasta donde su fuerza ha logrado lo impensable, es así o de otra forma? Aún no lo sabemos.

Nota de la autora:

La cita del Maestro corresponde a la primera novela de Hechizo de Ave en el post “Tomar las riendas del futuro bajo los propios términos”

Fotografía del Hubble “Espacio Profundo”

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe