La antorcha de fuego es tu fuerza

Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

En la mente de Sofía resonaron las palabras de la decana Pérez Riv, cuando exclamó:

< “Mientras brille intenso Algol, la batalla es nuestra” >

La reconocía como un ser temerario y con ese arrojo que brinda la seguridad que dan los años y las afrentas puestas en su sitio cuando había sido necesario hacerlo; mujer menuda de cabello lacio y rasgos endémicos de la cultura del Estado de Guerrero, ella se había criado en un poblado pequeño cerca del puerto de Acapulco.

Sofía suspiró y todo el ánimo festivo que la había acompañado unos momentos antes, se esfumó de golpe, sabía que le esperaban pasajes  sombríos en los que pondría, junto al grupo, todo el poder de su energía en un combate a ciegas.

Se fue a sus aposentos y eligió un puño de sus runas, las sostuvo con aprehensión entre sus manos y las tiró con la mirada expectante de quien esperaba una noticia que iluminara su camino.

En efecto, Perthu, Lögr y Kaun, dieron cuenta de sus mensajes con fuerza e intensidad:

Perthu, Lögr y Kaun, dieron cuenta de sus mensajes con fuerza e intensidad

Sofía observó que la runa que habla de la piedra, Perthu; le indicaba hasta dónde era posible que su visión penetrara aquella brumosa oscuridad; la runa de la roca definitivamente señalaba una clara alusión a los meteoritos que se avecinaban sobre su mundo. La representación del mundo mineral y la entrada a los misterios más ocultos.

El segundo mensaje, la runa del agua Lögr, explica los sentimientos, la intuición y las emociones; con ella surgía la pregunta ¿De qué me hablan, que es lo que me muestran? 

Comprendió con claridad que ahí estaban todos los que se conectaban para unificar un solo sentimiento y provocar un manantial energético que les brindara seguridad.

Por último encontró en Kaun la runa de la antorcha, la iluminación por la brecha de luz por donde deberían caminar en esa interacción entre dos potencias.

Sólo entonces respiró hondo, se dio cuenta que la oportunidad estaba en la unidad que cada uno de los invitados al ritual consiguiera. De todos ellos juntos, dependía el equilibrio y el triunfo en esa gran tragedia a la cual se enfrentarían.

Sentada sobre su cama se tomó el rostro con las manos y exclamó con dolor:

< ¡Cuán grande es el sufrimiento que enfrentaremos!>

Siempre podremos liberarnos de lo que nos han enseñado, pero la intuición nos ha de guiar, pese a no quererlo, por encima de nosotros mismos.

Nota de la autora: Tirada real de runas realizada horas antes de redactar este post 28 de Marzo 2021

Datos bibliográficos del Oráculo de Runas del Argentino Pablo Runa