La memoria genética y el arte de la dispersión

Capítulo El Puente

por Ariadne Gallardo Figueroa

Se ha estudiado la memoria genética en los asuntos traumáticos, y en aquellos que se centran en fobias y que nos llevan a repetir patrones de conducta que heredamos, ahí donde los genes albergan, aprendemos por asociación de recuerdos, olores y apegos; al respecto la decana Ana Pérez Riv, profesora de la misma universidad donde Zila impartía clases, estudiaba e investigaba el fascinante estudio de la memoria genética, ella aseguraba que no se limita a los genes, va más allá, en lo que los antiguos llamaban éter y los místicos y algunas sectas religiosas denominaban alma.

Ella tenía una estrecha amistad con los padres de Zila y desde luego era una creyente de la colaboración entre diversas dimensiones, esta es la causa por la cual se puso en contacto con Sofía, el mismo día que ella declaró en voz alta la supervivencia del  clan.

Pero, ¿De qué clan hablaba? Nosotros hemos recorrido un camino donde se ha dispersado en la dimensión más allá del tiempo y el espacio, la fuerza de un grupo de hombres y mujeres que diversificaron y tendieron un puente entre los continentes gracias a sus facultades psíquicas, sensoriales, e intuitivas.

Sofía en ese momento bailaba, y cantaba, con el monitor de la computadora encendido, le gustaba  hacerlo con cada párrafo de sus cuentos y relatos cuando le gustaba algo que había escrito de forma especial. El aviso de video llamada entró y ella atendió con asombro, tenía tiempo que no se entrevistaba con Ana:

— Querida Ana, es una grata sorpresa, por favor dime qué asunto te acerca hasta mí.

— Sofía, querida, no voy con rodeos, ¿Recuerdas cuando te comenté los infructuosos intentos que tuvimos cuando el meteorito hizo estragos en aquella área de China?

— Por supuesto, fue un acontecimiento en verdad catastrófico, parte de la Muralla China y el área donde se encontraban los guerreros de terracota fue  arrasada por la fuerza de un meteorito.

— Bueno ya has visto, no voy a abundar sobre los razonamientos que considero hasta la fecha como determinantes para que la dispersión colaborativa no haya sido posible en esa zona del planeta. Tal vez estoy equivocada y tal como señala  tu hijo lo que podemos lograr se circunscribe al territorio donde está nuestra raíz genética y sus memorias. Pero tenemos la oportunidad de no quedarnos en el intento, en probar la posibilidad y detener la lluvia de meteoros que se avecina.

Sofía la miró con determinación y le dijo:

— ¿Has observado el mapa astral? Caput Medusae observa de cerca a Sheratan, precisamente la cabeza del Carnero.

bservemos la cabeza cortada de Medusa en la estrella Algol en manos de Perseo y debajo la constelación de Aries y la estrella que señala su cabeza Sheratan.

Ana la miró con actitud proactiva y decidida apuntó:

— Mira querida mientras brille intenso Algol, la batalla es nuestra. Por lo que he escuchado tu hijo está concentrado en analizar al grupo de los extraterrestres y nosotras sabemos que si se comportan como aliados, por algo es; podemos probar, reunimos al grupo e intentemos lo que parece imposible, definitivamente me niego a creer que estamos circunscritos a lo que sucede en la Tierra y el Agua.

Este vez podría probar mi teoría, siempre ha quedado como un acto de la casualidad y yo tengo la certeza de que la causalidad ha sido aliada en estas circunstancias, además tu nuera está en la base lunar, no se hasta donde puede actuar como un sensor, pero es un foco de atracción, al igual que todos nosotros.

Sofía la miró con seriedad y preguntó:

— ¿Has pensado hablar con los eggyanos? Ellos están muy vigilados, Zila ya intentó, solo recibió un mensaje de la comandante Tai.

Ana se acomodó las gafas de lectura que utilizaba delante de la computadora y apuntó con el índice:

— Podríamos sorprenderlos si acaso logramos hacerlo y entonces, solo entonces habremos entendido algo más profundo en cuanto a la dispersión de la memoria genética.

Ambas mujeres sonrieron y se miraron con la condecendencia de quien está a punto de pactar un trato con lo desconocido.

No todo los que vemos es como se dice y no todo lo que aparece frente a nosotros sucede por azar

Fotografía de la app #StarTracker Mapa estelar en tiempo real.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe