La extraordinaria capacidad de un Drieden

Capítulo El Puente

de Ariadne Gallardo Figueroa 

No resultó difícil que Tai se pusiera en contacto con Daniel al comprender que él estaba ante una situación que lo descolocó, pero sin duda  para los eggyanos representaba una oportunidad única.

En el pasado Tai ya había dado cuenta en sus pesquisas dentro del planeta que ahora alberga,  de la extraordinaria capacidad de algunos terrícolas, destrezas extraordinarias que no eran tomadas en serio sino que eran vistas como sensibilidades y rarezas, al no compartir el terreno de lo comprobable científicamente hablando.

En muchos mundo que ellos habían poblado o descubierto los llamaban Driedens, personas con sensores de inteligencia que eran capaces de formar parte de las estrategias de combate, al mismo tiempo que realizaban investigaciones para la búsqueda de alimentos en zonas siniestradas; de igual forma podían localizar recursos vitales como agua o señalizar sitios donde las plagas podían diezmar a poblaciones enteras.

De hecho, había escuelas que preparaban a la gente con capacidades para desarrollar el intelecto sensorial de un Drieden, donde les  enseñaba a desarrollar sus capacidades en el arte de la lectura a distancia.

De esta forma cuando ella le explicó todo esto a Daniel, él comprendió de forma integral que posiblemente lo que en la Tierra era conocido como vidente o hechicero, en otros mundos eran reconocidos como Driedens.

Regresemos ahora a la ciudad de México, donde Zila se encuentra en un cambio de rutina que lo llena de alegría y esperanza, ya que al retirarse de la universidad donde comía un refrigerio y compartía algunos detalles con sus alumnos o profesores, se dirigía a toda prisa hasta el laboratoria de genética asistida para hablar con su pequeño bebé de probeta.

Con gran entusiasmo solicitaba unos minutos a solas en condiciones de asepsia especiales para dialogar con aquel ser vivo de escasos días de gestación:

— ¡Hola, pequeño ser de mi alma y mis células! ¿Cómo te trata este espacio el día de hoy? 

Quiero que sepas que la vida te invita a desarrollar un potencial maravilloso y que cada momento que tengas para vivir en el mundo que te toque habitar, definitivamente será un sitio donde dialogará todo tu ser con el universo y pondrás tu conocimiento al servicio de los demás. Te quiero pequeño ser, pronto podrás mirar y sonreír.

En aquella ocasión Zila sintió que de alguna forma podía conectarse con ese pequeño ser como empezó a llamarlo, ya que desconocía y no quería saber su género hasta que su alumbramiento lo expresara.

Agradecido se retiró del laboratorio y en ese momento recibió un mensaje en su celular de Tai, se sintió sorprendido que ella en persona le hubiera enviado el mensaje:

Tai envía un mensaje personal al celular del profesor Zila

“Estimado profesor Zila por las preguntas que envió a nuestro compañero y amigo Daniel, comprendo que nuestra charla tendrá descubrimientos muy provechosos para ustedes y nosotros, sólo espero concluir con mis disertaciones en la universidad que ahora ha dispuesto ciertas reglas para que podamos colaborar con ellos y el asunto me mantiene ocupada y feliz de la actitud positiva de todos ustedes, le deseo un buen fin de semana y desde luego reciba mi respeto y un cordial saludo”

El mundo nos vuelve a hablar del espejo donde nos miramos en la distancia galáctica y las posibilidades de crecer en una dinámica diferente y extraordinaria, solo basta esperar con paciencia.

Photo by Adrianna Calvo on Pexels.com

Nota de la autora: El tema acerca de los Driedens se aborda en el segundo capítulo de el libro titulado Galaxia de Cristal de mi autoría.