El triángulo mágico se vuelve a decretar

En otro sitio del mundo Daniel recordaba las palabras de Tai:

<Para todos debo ser una más, una presencia viva, al igual que todos ustedes, solo con algunos recursos diferentes y algo de tecnología alternativa que nos ha servido para intentar sobrevivir de la mejor forma, sólo  soy parte de la naturaleza viva del universo>

Daniel meditaba para sí:

<Cuán diferente es la  realidad, nuestro mundo se ha transformado yo y Braulio nos vemos envueltos en situaciones que jamás esperamos vivir. Y ahora el profesor mexicano que me pide una entrevista, en realidad la lista de preguntas que ha enviado al correo son difíciles, me pregunto si en verdad ese poder de intuición le viene de su talento y pasión por la magia, tal parece que no solo le llaman “El mago filósofo” como una especie de artilugio  publicitario, es algo más. Hay algo de lo que no hemos hablado con nadie, y puedo asegurar con profunda certeza que él lo descubriría.

Lo bueno de todo esto es que la agenda está muy densa y al menos  en dos o tres meses más, no podré darle la entrevista, sobre todo no podré hacerlo solo, no me enfrentaré a Zila y su grupo de estudiantes sin apoyo, absolutamente no.

Volvamos a la ciudad de México:

Zila se había quedado aquella noche de fin de semana en casa de sus padres y se dirigía al colegio, escuchó el comando de voz de su casa cuando señaló:

<Carga de monomotor al 80 por ciento>

— Apágalo más que suficiente para llegar a dar clases.

<Carga de monomotor en pausa, carga al 80 % listo para ir y volver de la institución>

Fue en ese preciso momento que llegó la llamada de Citlali:

<Usted está a punto de conectarse con una llamada externa al planeta Tierra, cuenta con 27 minutos, sea conciso y objetivo>

Zila exclamó: Te sigo en las noches hasta que la señora luna deje de brillar

Zila miró de reojo al aparato y pensó para sí:

<Imposible es la luz de mis ojos, no podré ser objetivo>

— Amor, ¿Cómo te encuentras? Te extraño tremendamente, ¿Llamaste al laboratorio, volverás a tiempo para la inserción?

— Zila a la primera pregunta te suplico que no me extrañes, hazlo cuando yo sea una mota de menos de 7 gramos flotando en el vacío y ya no puedas interactuar conmigo. Aún sin  hablarnos y vernos, estamos juntos y los proyectos avivan nuestra relación.

A la segunda, sí llamé al laboratorio todo está de acuerdo a lo programado y ya tengo el permiso para regresar en menos de dos o tres meses; al retornar el Perigeo, si la situación lo amerita, puedo solicitar licencia para regresar con el transporte de suministros más cercano, sólo si el equipo del laboratorio considera que In Vitro nuestro hijo o hija no puede estar por un tiempo mayor.

Admito que extraño el café que preparas por las mañanas y andar con poca ropa en la privacidad de nuestro hogar.

Zila sonrió y sus mejillas se encendieron.

— Me da tanta alegría escucharte, ayer estuve con mis padres, te mandan saludos, hoy me levanté pensando que el triángulo mágico de los antepasados se habrá de decretar de nuevo para nosotros: Lo que pasó, lo que está sucediendo ahora mismo y lo que ha de ser.

Citlali solamente lanzó un suspiro enamorado y exclamó:

— Eres un poeta y un romántico, amor mío, yo también observo un triángulo:

La Luna, La Tierra y el equipo del laboratorio que está por completar la triada magnífica sin la cual no veríamos nuestros sueños cumplirse. Te amo, profundamente te amo, puedes elevarlo a la trigésima potencia si!!!

No olvides llamar tú también al jefe del laboratorio para que no se olviden de ningún detalle.

Zila con una enorme sonrisa se dejó caer en el sillón y con profunda alegría aseguró:

— Por supuesto lo haré cuando falten dos días para el procedimiento, cuidate, luz de mis ojos adorada Citlali. Te sigo en las noches hasta que la señora luna deje de brillar. Si te lo permiten tomate unas fotos con los Eggyanos.

La voz de Citlali se escuchaba apresurada, sabía que el tiempo estaba por agotarse:

— Claro, seguramente habrá foto formal y todo eso, se nos ha informado que viajan dos especialistas cuyos conocimientos se asemejan a los de los ingenieros estructurales, nos serán de gran ayuda en esta plataforma, ah! No me gusta que tiemble tanto en la Luna y con tanta frecuencia.

Debo colgar el tiempo de la llamada está por finalizar, cierra los ojos y siénteme  cerca, besos miles de ellos!!

Ambos sentían que la esperanza y los grandes momentos siempre podrían compartirse, pese a la distancia que los separaba.

Photo by luizclas on Pexels.com

Nota de la autora:

Referencia respecto a las palabras de Tai, de la primera novela titulada: Galaxia de Cristal publicada en Amazon. Capitulo 5° “Los preparativos a Marte” subtitulo: Mardel, el centro neurálgico.

  • ASIN : B07MLNCFSB
  • Fecha de publicación : 5 Enero 2019
  • Idioma : Español