Lo bueno y lo malo, lo blanco y lo negro.

Capítulo : El puente

Todos los alumnos se encontraban atentos al análisis que se elaboraba en ese momento. Zila le cedió espacio a  su alumno Jorge comentando antes de darle del todo la palabra:

— Recuerda claramente que no vamos a hablar de regresiones o viajes astrales, vamos a ubicar el conocimiento de estos magos a lo que hoy podemos analizar como científicos, no olvidemos el año que lo cambió todo y para siempre en cuanto a la llegada de otros pobladores a tierras lejanas, hoy podemos hablar  del término “Galaxias lejanas “ con toda propiedad. Para estos clanes nórdicos,  su mirada estaba atenta en los asuntos de un árbol con el poder transformador de la naturaleza. 

Yo guardo estas runas de cuarzo rosa con especial aprecio, pero las runas surgen de una corteza, las runas primigenias, provienen del Yggdrasil,  un árbol que para esta cultura era especial, partamos de ese punto y grabemos en nuestra memoria esta fecha:

Aries 04 0270/ 1 de marzo del 2286

Dicho esto fue a ocupar el asiento donde acostumbraba a sentarse Jorge y se dispuso a escuchar lo que él pudiera decir con la poca información que le entregó respecto a ese delicado trabajo de los antiguos vitkar o völur (hacedores de magia: magos y magas, respectivamente)

La fecha anotada en la pizarra duró unos instantes y posteriormente se desvaneció de la superficie táctil, sin duda era un evento que había acontecido exactamente un año atrás y que nadie olvidaría en ninguna parte del planeta.

Jorge se aclaró la garganta, se tomó la barbilla con actitud reflexiva e inició su disertación para todos los que lo escuchaban en ese momento en la clase:

— Dicho de esa forma profesor Zila, esta gente perdió su raíz, es verdad, han encontrado este espacio por la hazaña de su comandante y si tuviera que mirarme en su espejo, posiblemente nosotros estaríamos en una posición similar en futuros milenios o décadas.

Lo más preocupante de todo esto es que ella llega un año antes de la fecha que usted ha colocado en la pizarra y nadie, absolutamente nadie lo supo. Si ella hubiera tenido intenciones de hacernos daño, de hacer un reconocimiento de nuestras debilidades y fortalezas para poder atacarnos, todos nosotros hubiéramos estado indefensos.

Tuvo todo el tiempo para hacerlo, pero no fue así. sin embargo ahora la vemos en los medios tratando de solucionar un problema serio con la universidad que le ha impuesto una multa, hackeo a la emblemática institución a pesar de que los centros de seguridad cibernética son muy delicados en ese sentido y se ha visto en la necesidad de justificarse y negociar.

Zila pidió la palabra para hacer una anotación al respecto: 

— Debo aclarar que ellos no pierden su raíz, si lo miramos desde el punto de vista del árbol Yggdrasil, es precisamente en las raíces donde se encuentra la fuente del conocimiento.Gracias al aprendizaje científico de la comandante en jefe que llega hasta nosotros, es que puede resolver incluso las acusaciones respecto al hackeo,sus conocimientos le sirven a la universidad, ahora compartirán experiencias con nosotros.

De ellos aprendemos que el conocimiento no es lo que atesoras, es lo que compartes con otros. Analiza ahora a partir del conocimiento de estos ancestrales magos, la base que forma su pensamiento; al igual que los visitantes que ahora han llegado a nuestro planeta  Tierra, su visión no es reducida, el arquetipo del conocimiento de ellos difundieron  para compartir lo que eran, surge del árbol y sus ramas no siempre te dan la misma cara, no son envés o revés.

De hecho mi forma limitada de pedirte que sólo eligieras una runa, no era la forma acostumbrada de leer este tipo de símbolo mágico y energético. Ellos lo lanzaban al viento.

Con esta nueva información que te he dado ahora dime qué entiendes y cómo lo analizas.

Jorge lo miró con atención y dio unos pasos en círculo para poder concentrarse en lo que tenía que contestarle al profesor, de nueva cuenta se rascó la cabeza de forma vigorosa, como intentando que de esa forma la circulación sanguínea que llegaba a su cerebro se distribuye de forma adecuada para ayudarlo a ser asertivo con su exposición espontánea dirigida a todo el grupo.

— Visto de esa forma es muy parecido a las redes de Internet, es información que va y viene a todas partes, que no se limita, basta con que tengas la adecuada conexión y obtienes lo que ahí se encuentra. 

Ella, la comandante Taige se valió de eso pero fue más lejos entró y hackeo a la universidad. Si tuviéramos que verlo como “el conocimiento no es lo que atesoras”, ella no necesitaba el conocimiento, necesitaba un nombre que la validará en la Tierra para poder actuar.

Como usted lo ha dicho profesor, ella elige solo una runa, no hackea más de lo que necesita, intenta ser lo menos invasiva, aún cuando para las normativas mundiales sea visto de un solo lado: Lo bueno y lo malo, lo blanco y lo negro.

Para ella lo más importante era colocarse en la matrícula de la vida terrestre de un solo click, tal como lo dijo en una entrevista que escandalizó a todos los pobladores de la Tierra. Ahora cada eggyano podrá homologar sus conocimientos legalmente. Tendremos a profesores de otra galaxia dando clases y eso es impresionante.

Zila, se levantó de la silla de Jorge y señaló entusiasmado:

— Ahora podemos ver que el análisis que de entrada estaba con una carga importante de miedo a lo desconocido y temor de ser invadidos, se ha modificado, parece que depende de la óptica con la cual observamos los acontecimientos. Muchas gracias Jorge, estupenda exposición, ahora vamos con la siguiente expositora. Ofelia, ponte al  frente y elige una runa de la misma forma que lo hizo Jorge, por favor.

Ofelia se acomodó los anteojos, tocando los aros dos veces logró que el tono humo de las micas se volviera traslúcido y se dispuso a elegir la energía de aquella tradición milenaria.

Photo by Felix Mittermeier on Pexels.com

Datos de la novela publicada en español: Galaxia de Cristal  de Ariadne Gallardo Figueroa capítulo 1 pagina 16

Información bibliográfica: “Oráculo de las runas” de Pablo Runa.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe