Resolver incógnitas

Sí definitivamente muchos se han quedado con la idea de qué sucedió con las partes divertidas donde la aventura mostraba caminos insólitos a todos los personajes, esa situaciones que fueron pronóstico de alguno de los integrantes del Clan del Hechizo del Ave; solamente sabemos que la identidad de Ariadna se constata en su fusión a la constelación del regalo que le hace en la mitología el ser que la amo profundamente y que sin duda es ella quien escribe parte de la historia. Por tanto Ave y Estrella si lograron lo que se habían propuesto.

¿Qué sucedió con Sie, realmente se encontró con el gran y poderoso escriba?, solo leamos esto:

El Maestro cuando le dijo a Nydam que sus embarcaciones serían celebradas, ¿En verdad sucedió? La referencia histórica lo constata:

Recordemos en el relato de la “Ofrenda viva para los dioses” cuando le dice a Nydam: “La pasión por tu trabajo se preservará más allá del tiempo que puedas imaginar, tus navíos tendrán un lugar donde serán admirados, la descendencia que han creado (refiriéndose a él y su mujer ) lleva en la sangre la misma pasión de ustedes en ello.

El barco Nydam es el más grande y mejor conservado de los barcos encontrados en Nydam Bog y ahora se exhibe en el castillo de Gottorf en Schleswig, Alemania. Una vez pesó más de tres toneladas y fue remado por treinta hombres.

Referencias: By User:Erik Christensen – Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2789433

https://www.abc.se/~pa/uwa/nydam-e.htm

Bien mi camino sigue por otros derroteros, el siguiente paso se titulará El Puente, precisamente es el puente que unirá a dos libros con una temática muy diferente a la que hasta ahora recorrimos, aparentemente, pero siempre es fácil reconocer las coincidencias.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe