La travesía atemporal

Fuego al notar la presencia de Luna, solamente puso su pata sobre el lomo del lince en señal de “No te preocupes es una amigo”. La intuición de la hechicera le hizo comprender que si algo la había mantenido tanto tiempo en aquella conversación mental, los puntos que debían ser aclarados, necesitaban de tiempo.

Les dejo un cesto con fruta, dándose media vuelta para regresar a sus ocupaciones. No sin antes mirar al lince y notar unos ojos compasivos y dulces, a lo cual devolvió una franca sonrisa.

El lince de quien ahora gracias a Fuego sabemos su nombre, comentó apesadumbrado a la mente de a quien supo conocer bajo el nombre de Sol, pese a que en su vida en común ella no se llamaba de esa forma:

< No puedo recordar el nombre con el cual nos tratamos en aquella época, pero siendo Sol tu nombre, te agradezco que me hayas permitido recordar el nombre que en verdad me pertenece, Mikael. La mujer con la que formé una familia me nombró Aleksan >

La mujer joven que fue Sol en la época que ellos se conocieron había madurado y experimentado muchos cambios en su propia vida, ahora se sentía agradecida de que su intuición en verdad lograra ser tal como ella lo imagino y le dijo:

< Nunca dude que estuvieras vivo, lo presentí todo el tiempo y esa fue la causa por la cual volví tiempo después en busca del alquimista para aclarar las cosas; tú fuiste el inicio de todo, cuando abiertamente notaste que ambos éramos diferentes del resto. Lo que me dijo me alteró y hasta ahora me siento culpable, tal vez sin necesidad >

Mikael la observó con aquella profunda mirada que le hizo recordar los momentos en que compartían tantas cosas juntos y al mismo tiempo sintió un profundo alivio de que ella, como entonces, no se guardará nada que le preocupara al hablar con él, se acomodó en la hojarasca para escuchar lo que ella llevaría a su mente:

< Volví a preguntarle, asegurando que el silencio total no era lo que yo entendía, conociendo el valor que le dábamos a nuestra amistad y que solo él podía ayudarme a entender lo que pasaba, entonces me respondió con enojo:

“No insistas, lo que los separa no es debido a la magia, es algo mundano, es algo del cuerpo; sí, por supuesto que  está imposibilitado a recibir tus mensajes pero otros no. La mezquindad de los femorianos, la vil rapiña de las sombras puede atravesar tu camino, estás comprometiendo tu esencia y la de tu Clan. no vengas a quejarte si los pones bajo el acecho de sus garras”

Mi dolor fue tremendo, sobre todo cuando atacaron aquellos ladrones nuestro recinto oculto en el bosque, por mucho tiempo sentí que yo era responsable de tal barbarie >

La mirada de Fuego se anegó de lágrimas, el lince la miro con dolor y le aseguró:

< No, recuerda que nuestra pequeña comarca también fue saqueada, muchos hombres llevan a las sombras dentro de ellos, no necesitan que la magia los posea para hacer el mal>

Fuego, se levantó y dió un giro como recuperándose de aquellos pensamientos que no pudo manifestar a nadie en todo ese tiempo y acotó:

< Si logramos que sobreviva el pensamiento de lo que sabemos, nuestra tarea estará completa, pese a todas la limitaciones de un cuerpo salvaje como el que ahora tenemos, debemos guiar al Clan de Hechizo de Ave. ¿Recuerdas aquella vez que me dijiste que todo lo que somos forma una historia donde la travesía es atemporal? >

El lince la miró con atención y dijo inclinando la cabeza en señal de duda:

< De la forma como lo has dicho debe ser así, querida Sol, algo es difícil de asimilar y se llama poder para decidir qué vale, la historia de los pueblos tomará decisiones que le harán perder el rumbo, la barbarie no se detendrá, ya hemos sido testigos. >

Aquellas dos energías reconocieron que hay situaciones que no podemos cambiar y que la historia sería escrita por siempre con sangre y carne para las lanzas.

Photo by Zaksheuskaya on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s