Los 4 elementos de la vida

Anker notaba una notable distracción en Mantis, por lo cual se decidió a preguntar qué era aquello que la mantenía fuera de las cosas de este mundo. La miró de frente y le interrogó con seriedad:

— Es momento que yo siendo un bruto, tenga el privilegio de que me expliques que es lo que mantiene tu mente tan absorta, tal vez no lo entienda pero al menos me daré cuenta que definitivo es que hay cosas que son demasiado complejas para los mortales, pero que existen.

Mantis lo miró con curiosidad y le dijo:

— Ningún ser humano es menos que otro, ninguno es concebido para el menosprecio… Debo decirte que yo misma estoy asombrada ante una poderosa fuerza que me hace sentir sin la capacidad suficiente para comprender y eso me mantiene en esta postergación. Algo es cierto, compartirlo contigo me hará bien, tal vez seamos dos los que quedemos en la ignorancia o juntos nos iluminemos con algo de la verdad.

Se apareció ante mí un ser mágico con un realismo que me asombro y provocó  miedo, era un felino salvaje, solamente me miró, yo me encontraba afuera trémula en espera de alguna señal de las estrellas o la señora Fengári. Aun me pregunto si fue un mensajero de la poderosa hechicera del norte o su propia transmutación.

Anker frunció el ceño, aún más sorprendido y dijo:

— ¿Transmutación, qué significa eso?

Mira querido Anker, todas las cosas conocidas están hechas de cuatro sustancias: Tierra, aire, agua y fuego. Si acaso alguien es capaz de trastocar esos senderos naturales y convertir dichos elementos que pertenecen a la vida misma, en algo diferente, sin que éste regrese a su estado primario, sin lugar a dudas tendría que ser el poder de un hechicero.

Los filamentos que tejen de la vida son un misterio

Dado esto que te comento, no se si ella o otros animales que se han cruzado en mi vida podrían no ser lo que son y pertenecer al misterio de una vida anterior, tú bien sabes que las aves son impresionantes y en cada gorjeo me dan a entender un mensaje, la mirada de Dary, el borrego de tu hija, también es muy conmovedora a veces. No dejo de preguntarme si el alma de una vida anterior las habita y eso no tengo forma de saberlo, de entenderlo.

¿Recuerdas a la víbora que mataste hace algún tiempo?

Anker sobresaltado se agarró la mata de cabellos y los tiró fuerte hacia arriba asustado exclamando:

— Ah!! ¿Me quieres decir que pude haber matado a un humano encerrado en el cuero de la serpiente?

Mantis lo miró con sorpresa y argumento:

— La naturaleza habla, pero la naturaleza tiene misterios que no conocemos, ahora entiendes que es lo que me mantiene con una parte de mi mente nublada y otra en busca de respuestas que no conozco.

Ambos se miraron con circunspección ante las realidades que la magia y la vida los enfrentaba y Mantis señaló:

— De algo podemos estar seguros mi estimado Anker, la vida es la más valiosa oportunidad para maravillarnos, sólo espero conocer el mensaje o las intenciones de ese mágico ser que me miro sin que yo entendiera las razones de su visita. Algo que he aprendido en la vida es que la paciencia es un don que no todos aceptamos, pero que es necesario cultivar.

Aún no sabemos si Mantis entenderá o intuirá las razones del Lince boreal para hacerse visible ante ella y los demás, lo que es evidente para nosotros es que ella, Mantis ya forma parte del Clan del Hechizo de Ave.

Photo by Tima Miroshnichenko on Pexels.com