La dama envuelta en velos y su séquito celeste

La revelación de un tiempo de cambio que formaba una continuidad fue apreciada con temor por las hechiceras Ave y Estrella, pero no fueron las únicas en aquel día colmado de simbolismo que presintieron esos instantes de iluminación como algo siniestro y difícil de comprender.

Mantis tenía días observando una procesión inigualable en el cielo que la hizo exclamar con contundente aprehensión:

“Estamos donde todo termina y vuelve a comenzar, Aquellos que no sigan el camino, serán presas fáciles de las sombras donde todo el mal del mundo espera sin poder escapar de las barreras, aún estando rotas”

Tenía días que caía en una especie de letargo, Anker le plantó el plato de comida con fuerza sobre la mesa y con sobresalto ella respondió:

— ¡Me asustas, Anker!

Anker se puso de espaldas frente al fogón sirviendo su propio plato de comida y otro para su hija y mintió:

— No entiendo querida Mantis, sólo es tu plato de comida frente a tí, tal vez estás entretenida en tus pensamientos.

— Si, creo que en los momentos que se oculta la Luna, presiento situaciones que de alguna forma ella me permite intuir y no estoy tranquila.

En otro sitio del planeta alguien más se encontraba inquieto, se acercaba la fecha de cumplir la promesa a los señores del bosque, pero la concentración del Maestro estaba en otros asuntos menos puntuales.

Después de la fiesta no volvió a ver a Ellior, no sabía cómo debía ser el trato con una mujer cuya familia le había ofrecido techo, comida y trabajo; todas sus anteriores relaciones con mujeres habían sido libres, ocasionales, esporádicas y no quiso mover nada, pensó que era mejor no tocar puertas  que después no sabría cómo cerrar.

Sin embargo el deseo le movía, una corriente eléctrica atravesaba su cuerpo con solo decir el nombre de aquella escapista. Reconoció su poder mental como hechicero, él sabía perfectamente que podía llegar hasta ella sin necesidad de tocarla o tenerla cerca, podía acariciarla con toda la pasión que sentía y ella lo sabría, hacerla suya incluso si dejara de verla, siempre que esa llama siguiera encendida en su corazón, siempre que hubiera un común acuerdo para tocar esas fibras sensibles en Ellien.

La experiencia le había mostrado que entre lo que se siente y lo que se vive, hay una diferencia importante, incluso tuvo malas experiencias con mujeres que posteriormente las habían casado por intereses o de hecho estaban unidas en pareja a alguien, sus intervenciones distantes, no eran de lo más convenientes. Desechó la idea y  trató de ser más sereno en todo eso y seguir la vida como se le fuera presentando.

Al apoyarse en su cama para dormir, sobrevino una impresionante visión de los más real que él pudiera imaginar:

El emisario de la señora de todas las noches se hizo presente

Contempló como un lince boreal entraba silencioso por la ventana y se le quedaba mirando con tranquilidad, el susto de observar a un felino salvaje,  lo impresionó y abrió los ojos exaltado por aquella visión.

No había nada en la habitación…

Dicho emisario en realidad había compartido su presencia con  Mantis, escasas horas antes y fue en gran parte la causa de su desconcierto; de igual forma lo hizo en presencia de Sierpe, quien buscaba la estrategia de salir con la caravana victoriosa de aquellas cuevas donde cuidaban de sus heridas  al dueño de la embarcación por medio de la cual cruzarían todos ellos el Mar Siniestro.

Ave y Estrella quienes fueron recibidas con calidez en la casa del mercader, también intuyeron la presencia no agresiva de aquella visión, ellas sabían que el hábitat del lince boreal ocupaba gran parte del territorio donde ellas estaban, pero en la zona donde ahora se ubica Grecia, o en Dinamarca, realmente no sabían si acaso era fácil verlos. Temieron con desesperación por la vida de Sierpe, imaginando que fuera su animal custodio y su forma ante la transmutación fuera ahora esa.

Ambas se miraron y sin siquiera imaginarlo en ese instante al norte cerca del río Aura, Luna observaba a Fuego con la misma pregunta:

— ¿Acaso alguien mas del Clan del Hechizo de Ave  ha muerto, se ha transformado en su animal custodio?

Fuego puso su pata sobre la de Luna y eso la tranquilizó. La instó a mirar al cielo desde donde en unas horas más  la dama de todas las noches revelaría su magia o simplemente ya había comenzado a hacerlo con la presencia del emisario: Un lince Boreal.

Stellium, el séquito que acompaña a la señora de todas las noches envuelta en velos.

Comentario de la autora: Los siglos pasados y por venir han congregado a los planetas de diversas maneras, en este día, la Luna Nueva ocurre a las 19:05 (UT) del 11 de febrero de 2021 a 23 ° Aq16 ′. Viviremos la presencia que pudo haberse repetido en el pasado de esa forma o muy similar, el llamado Stellium donde ubicamos la presencia del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Júpiter, Saturno y Palas en la constelación de Acuario. 

La vida nos muestra diversidad de opciones, todas pueden ser símbolos mágicos, solo hay que saber reconocerlos o considerarlos casualidades o causalidades, en tu percepción ha de quedar una enseñanza si sabes encontrarla.

Photo by Flickr on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe