El momento más difícil, el adiós definitivo

El Maestro, Ave y Estrella miraron con alegría la costa que se presentaba delante de ellos, la miraron con recelo, desconfianza, esperanza y una mezcla extraña de melancolía. A partir de ese momento sabían que su vidas se separarían y no era fácil. No era suficiente toda la magia que poseían para entender lo que es separarse de un ser al que se amaba profundamente y eso lo aprenderían en ese momento.

La gaviota, recuperada del todo, gracias a los bálsamos de aceite de hígado de los peces, por fin revolotea con alegría y los tres navegantes con lágrimas en los ojos la vieron volar, agradecieron su ayuda como mediadora de los mensajes que les fueron necesarios en el momento que los necesitaron. El Maestro entorno su mirada alegre y le gritó:

— Tal vez tú o otra de tus hermanas me lleven mensajes en el futuro, no lo olvides, recuérdalo por favor querida Seagull.

Atracaron la embarcación en una costa que hoy conoceríamos como área polaca, incluso el viento era diferente para todos ellos; se miraron en silencio y fue Estrella quien decidió hablar y proponer algo práctico:

— Después de tantos días en el mar imagino que desearás un poco de descanso bajo tierra firme, Maestro.

— Creo que es una buena idea, además me gustaría que mis planes hacia el siguiente sitio los podamos conversar antes, desde luego voy a necesitar una embarcación más fuerte, debo conocer en los rostros de otros la posibilidad de aventura, debe haber más que piensen que certeza es real.

Ave, los escuchaba y con mirada preocupada exclamó:

— Al menos entre las aves, ya se ha dispersado el mensaje, nosotros sabemos que muchas son capaces de colocar mensajes en la mente de los humanos, saben cuales son sensibles para entender.

— Estrella asintió y observó el territorio que estaban a punto de caminar, cuando apretando los labios añadió:

— ¿Qué hubiera sido de nosotras sin los murciélagos? Esta tal vez no sería nuestra ruta, tienes toda la razón querida Ave.

El Maestro las tomó por los hombros y las instó a que bajaran de la embarcación para buscar un sitio donde acampar antes del anochecer.

— Son nuestras últimas horas juntos y quiero grabar en mi mente los recuerdos de sus risas, sus miradas, donde siempre he encontrado lealtad, amor, comprensión y la más pura solidaridad amistosa que jamás un ser humanos haya podido experimentar.

Ante las palabras del Maestro ambas mujeres sonrieron, su dicha era opacada por la melancolía, pero el destino aún ante la posibilidad de ser modificado ya había marcado para todos ellos un derrotero y era necesario seguir adelante.

Esa noche ante la fogata que prepararon, recordaron viejos tiempos cuando siete hechiceras se reunían junto al Maestro en las noches para compartir sus experiencias, sus opiniones y escuchar los comentarios siempre vivaces de cada uno de ellos que tanto les deleitaba y enriquece el alma y los pensamientos.

Las lágrimas aparecieron ante la pérdida de tres de ellas, aún cuando sabían que nunca se habían ido, de alguna forma el sentimiento humano imponía un reto que era complicado de vencer.

El Maestro habló y decidió sellar con un ritual rúnico y lleno de esperanza lo que les deparaba el momento y lo que podían esperar en los días venideros:

Juntos invocaron la fuerza de Odín y le imploraron claridad en la tirada de runas, le hicieron saber que de ello depende en gran parte sus proyectos y planes futuros, al instante el fuego crepitó con fuerza y una llama de tonalidades azules les hizo sentir que la presencia del Clan del Hechizo del Ave estaba presente para presenciar este importante momento en sus vidas.

Cada uno unió sus manos a las de sus otras hermanas que en espíritu les dotaron de los símbolos para ser interpretados en aquella noche especial y este fue el resultado: 

Apareció la runa Peorth, el destino, boca arriba: Anunciando cambios importantes, donde cada uno de ellos impondría una creciente sensibilidad, y al mismo tiempo, más justa que les ayudaría  a tomar las decisiones acertadas.

En segundo lugar se presentó la Runa Is, que expresa la voluntad:

Simbólicamente, la runa Is anuncia la puesta en marcha de una nueva línea de conducta y tomar decisiones definitivas para centrarse de nuevo en lo esencial.

El tercer sitio le correspondió a  Runa Sigel, es el símbolo de la victoria:

Simbólicamente, la runa también conocida como Sowilo anuncia un nuevo ciclo que presagia un triunfo de energías positivas, donde se han llevado acciones de gran esfuerzo que terminan ayudando a cada uno de los participantes de esta tirada a  nacer en un  sentido amplio de la palabra. 

Para los tres que se encontraban en ese sitio distante a sus tierras, no fue difícil escuchar una voz que susurro a cada uno de ellos:

— Cada uno de nuestros caminos, estará comprometido con cambios importantes, que nos van a favorecer, es nuestra oportunidad en este periodo de emprender la transformación total. Seamos cautos pero constantes.

Para los tres que se encontraban en ese sitio distante a sus tierras, no fue difícil escuchar una voz que susurro a cada uno de ellos:

— Cada uno de nuestros caminos, estará comprometido con cambios importantes, que nos van a favorecer, es nuestra oportunidad en este periodo de emprender la transformación total. Seamos cautos pero constantes.

Esa noche sus esperanzas se vieron renovadas, la voz de Sol en sus mentes les hizo sentir que su presencia estaría siempre floreciendo en sus caminos, instándolos a poner voluntad en sus trayectos y a no dejar de mirar en la magia su mayor fortaleza.

Pese a los buenos augurios les costó trabajo conciliar el sueño, las emociones recibidas después del ritual y la plena conciencia de que se preparaban para decir adiós al Maestro, les pesaba. Llegó el alba y con ella ese momento que no querían y que hubieran deseado retrasar lo más posible.

El maestro con lágrimas en sus ojos y con la voz entrecortada, recordó cada una de las palabras que se dijeron la noche anterior, los planes que pusieron ante el fuego,  testigo crepitante que los acercó a la magia y la esperanza más vital. Abrazó con fuerza a sus hermanas y acarició sus largas cabelleras. Por último subió al navío y les lanzó un abrazo exclamando:

— Hoy suelto amarras y voy en busca de un encuentro que nos debo seguir postergando, seamos fieles al Clan, entre nosotros existe una conexión que no se ha de romper jamás, cuidense, sean sigilosas ante el peligro  y valientes en el camino.

Por último miró el ancho mar y con voz segura y esperanzada le habló a  Freyja:

Dame tiempo para encontrarte, para volver al juego,

para nutrir tu espacio de nuevos retos,

haz que mi aliento se detenga de nuevo,

sorprenderme con la magia de tu encanto.

Sólo entonces habré vivido de nuevo.

Ave y Estrella sintieron en sus almas estrujarse con un dolor que no se calmaría, que habría de quedarse  en ellas para siempre.

Fotografía de tirada de runas de la autora es  real y  correspondiente a este día 16 de Enero 2021, no es una composición hecha deliberadamente.

5 versos del poema “Soltar Amarras” de la autora, Ariadne Gallardo Figueroa 

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe