Atreverse a ver lo que para otros resultaba imposible

Actualmente hablamos de globalidad, sin tomar en cuenta que ésta no es privativa de la modernidad, con ella desde la antigüedad se han mezclado culturas, se han ampliado horizontes, las razones son diversas, huir de la atrocidad, de los sitios con agricultura limitada, afán de conquista, curiosidad por entender que significado tiene el horizonte que vemos a la distancia  y si en verdad los dogmas fabricados tienen o no sustento.

He de continuar con una serie de reflexiones que pongan en perspectiva lo que algunos ya saben y analizaron en su momento. Sigo pensando en la importancia de la raíz que mueve y alimenta al mundo de un futuro que se prepara con habilidad y destreza, sin importar culturas, idioma, creencias para avanzar hacia un nuevo territorio donde todo lo aprendido nos de opciones y nos libere del ropaje donde algunos deciden que no podemos entrar o pertenecer, solo por ser diferentes.

Siempre hay un recorrido que nos lleva al encuentro de nuevos descubrimientos, algunos de ellos posiblemente quedan en manos de los estudiosos, pero es interesante ver la impresionante huella de los vikingos en la historia, en sus viajes y la forma como interactuaron con culturas donde hemos encontrado que incluso los primeros atisbos del español, tienen una pátina delgada pero fácilmente diferenciada de su influencia en la historia, ahora veamos su arribo a lo que es nuestro continente, cuya escala en el tiempo coloca a América del Norte, como el sitio descubierto por  los nórdicos, mucho antes de que llegaran los mencionados “Descubridores o conquistadores de América”.

Vamos a la referencia:

 Helge Marcus Ingstad (Meråker, 30 de diciembre de 1899Oslo, 29 de marzo de 2001) fue un explorador noruego. Después de situar algunos asentamientos vikingos, Ingstad y su esposa, la arqueóloga Anne Stine Ingstad, localizaron en 1960 los restos de un asentamiento vikingo en L’Anse aux Meadows, en la provincia de Terranova, en Canadá.​ Fueron de esta manera los primeros en demostrar de manera concluyente que los escandinavos de Groenlandia habían encontrado una ruta a través del Océano Atlántico hasta América del Norte, aproximadamente 500 años antes que Cristóbal Colón y Juan Caboto. También son los autores de la teoría de que la misteriosa desaparición del asentamiento vikingo de Groenlandia en el siglo XIV-XV podría explicarse por la emigración a América del Norte. (Fuente: wikipedia) y desde luego  el título del libro que resulta interesante: The Viking Discovery of America: The Excavation of a Norse Settlement in L’Anse Aux Meadows, newfoundland de  los autores: Helge Ingstad y Anne Stine Ingstad.

¿Qué hay más allá del horizonte?

Ante todo esto, solo resta decir que en el navío del Maestro se poso una gaviota, aún está con Ave y Estrella, si definitivamente así es...

Fotografía: “El Sol se alza sobre el mar” del Dr. Enrique González Gallardo.