Reflexiones en medio del trayecto

Si alguno de ustedes se ha preguntado cómo es posible que Sierpe se enamorara de un árabe, bueno recordemos que la historia se sostiene con simbolismos y éstos entrañan una carga de fantasía y otra que necesariamente  nos conduce a retazos de la historia.

La historia que han formado, el lenguaje y sus raíces.

Cuando él le dice que guarde su nombre y que solo se quede con las tres primeras letras, indicando el pasado, presente y futuro, le habla del origen de aquello que sostiene la historia que han formado, el lenguaje y sus raíces.  En definitiva nadie se enamora sin conocerse, al menos que  exista simpatía y otra cosa es imponerse por la fuerza. La educación que permanece es aquella que surge del diálogo, de esa forma surge el camino que han de recorrer Sierpe y Amin.

En algun momento de nuestra vida todos somos Sierpe, al buscar en las profundidades de la tierra aquello que nos muestre indicios de lo que nutre nuestra curiosidad, creando encantamientos con todo cuanto se cruza a nuestro alrededor.

Vayamos a la página de maestros lingüistas que señalan lo siguiente:

El idioma español se originó en la región suroeste de Europa conocida como la Península Ibérica. En algún momento a finales del siglo 6 A.C., los primeros habitantes de la región, los ibéricos, comenzaron a mezclarse con los celtas, pueblos nómadas de Europa central. Los dos grupos formaron un pueblo denominado Celtibéricos, hablantes de una forma de celta.

Bajo el gobierno del imperio romano, en 19 A.C., la región se hizo conocida como Hispania, y sus habitantes aprendieron el latín de comerciantes, colonizadores, administradores y soldados romanos. Cuando el latín clásico de las clases educadas de Roma se mezcló con las lenguas pre-romanas de los ibéricos, celtas y cartagineses, apareció una lengua llamada latín vulgar. Siguió los modelos básicos del latín pero tomó y añadió palabras de otras lenguas.

Incluso después que los visigodos, tribus germánicas de Europa oriental, invadieron Hispania en el siglo V D.C., el latín continuó siendo el idioma oficial del gobierno y la cultura hasta aproximadamente el año 719 D.C., cuando grupos islámicos de habla árabe del norte de África, llamados los moros, completaron su conquista de la región. El árabe y un dialecto afín llamado Mozárabe se hablaron ampliamente en la España islámica, excepto en unos cuantos reinos cristianos lejanos que se encontraban en el norte, como Asturias, en donde el latín vulgar sobrevivió.

Durante los siglos subsiguientes, los reinos cristianos reconquistaron paulatinamente la España en propiedad de los moros y retomaron el país lingüística, política, militar y culturalmente. Como los cristianos se trasladaron al sur, sus dialectos del latín vulgar se volvieron dominantes. En particular, el castellano, un dialecto que se originó en las llanuras del norte, se llevó a las regiones del sur y este. https://www.alsintl.com/spanish/spanish.htm

Photo by Jeremy Bishop on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe