La esperanza puesta en el futuro

Viento en Popa el grupo formado por Estrella, Ave y el Maestro, iniciaron el diseño de sus retos y metas durante el viaje, en las noches serenas que los acompañaron los días siguientes, fue notable el embeleso de Estrella por una aparición maravillosa en el cielo, asunto por el cual el Maestro la interrogó:

— ¿Qué fascinación entraña para tí esa estrella que no parpadea en el cielo querida Estrella?

— Me pregunto si en alguna ocasión los humanos le darán nombre, precisamente a ella que es tan luminosa y atrayente.

El Maestro agachó la mirada y asintió:

— Los humanos en su afán de poseer a todo le darán nombre, algunos que perdurarán más allá de nuestra existencia y de los cuales no sabremos jamás, sí no lo dudo.

¿Te ha dicho algo, intenta comunicarte con ella, se bien que algo te tiene reservado después de que ya atrajo de esa forma tu atención, no lo olvides, aun en medio del mar hay señales, detalles, cuando ella aparece puede estar deseando decirte algo.

Estrella lo miró con una sonrisa agradecida y con firmeza advirtió:

— Sin duda Maestro ella debe de tener una tarea para mi, absolutamente cierto. Ahora cuéntame qué has pensado hacer más adelante.

El Maestro se rascó la nuca y dijo con alegría:

— Para eso déjame llamar a Ave que siempre anda de un lado para el otro de este pequeño navío.

A lo lejos la ballena bufó y dio un salto que dejó a su alrededor por unos instantes un agitado y alegre paisaje marino.

Una vez que estuvieron juntos, notaron que el lomo de un gran ballena dejaba una estela en el agua, les había seguido por un buen trayecto, para ellos sin lugar a dudas era la encarnación de su hermana Camino y una metáfora del siguiente paso en su aventura por la vida.

El Maestro advirtió que durante el alba notaba con claridad que el señor de los días aparecía y se retiraba cuando a  veces la señora de la noche,  sonreía y otras veces no estaba presente, pero apenas se notaba un lado de su silueta, otras ocasiones era visible en toda su redondez y bien, eso le daba un panorama maravilloso de lo que iluminaba sus días con una idea que seguía en su cabeza:

Ambas apariciones del cielo son redondas, por tanto este sitio que habitamos lo es también y si le doy la vuelta sobre el lomo del mar llegaré a un nuevo paisaje acompañado tal vez de Camino que nos ha seguido todo este tiempo y sólo de esa forma mi amor por Freyja me dará a conocer lo que es certeza, tal como me lo hizo saber aquella ocasión y la única en que tuve su presencia ante mi.

Los tres se miraron convencidos de que la vida estaba por mostrarles maravillosos momentos; a lo lejos la ballena bufó y dio un salto que dejó a su alrededor por unos instantes un agitado y alegre paisaje marino.

Nota de la autora: La estrella a la cual se refieren es el planeta Venus.

Photo by Andrea Holien on Pexels.com

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe