El quehacer del creador de historias

Una de las más grades motivaciones es poder incidir en la piel de los personajes, es quedarte un rato en ella, en la piel de ellos y de todos los que has creado y solo entonces entender que podemos estar hechos de lo mismo, pero definitivamente puede que no sea de esa forma; puedes descubrirlo en el camino que has elegido para matizar la realidad que eres junto a tu trabajo creativo.

El creador no tiene género, lo pierde al interactuar con sus personajes

Nada está escrito cuando eres llamado a crear un efecto en tu lector y en tu propia vida, todos podemos ser rayos proyectando luz en la oscuridad de la ideas. Quise hacer un pequeño preámbulo antes de seguir adelante con esta historia que se atoja atrayente para mi y ahora en su tercera parte ha comenzado un esperanzador trayecto junto a mis propios sueños.

Sueños que comparto con las personas que me siguen y están alertas de la llegada de un nuevo post en el Blog “Travesía en Alas de un Libro”. Gracias por sus “likes” que llegan desde diferentes partes del mundo y me alegra muchos recibirlos.

Un abrazo en la distancia que nos une a través de la palabra.

Pisando terreno fangoso con un editor bastante emocional que les presento ahora con dos párrafos de la historia:

Definitivamente la libertad me ha dado oportunidad de hacer cosas nuevas y pisar terrenos que deje en pausa por algún tiempo y eso es muy divertido.

No les voy a contar ahora el por qué de un revisor en otro idioma, es una sorpresa