Nostalgia y esperanza, viajan en la misma barca

παλάμες

El recorrido bajo la vigilancia del guardián de los mares, no fue algo difícil, todo lo contrario, incluso cayeron en la barca unos peces voladores, Manti se tocaba el brazo herido, agradeciendo al dador de tormentas (Poseidón) su ayuda, de todas formas ella sabía que en el futuro algo le pediría y no sería tal vez agradable, pero si recibes privilegios, es seguro que deberás hacer algo por pagarlos posteriormente.

No importaba, al momento no sabía en lo que se estaba metiendo, pero su actitud siempre le veía el lado positivo a las situaciones, en cuanto vio árboles de dátiles supo que la vida  y los alimentos de ese delicioso manjar estaba a su disposición y del hombre que seguía con una actitud de profunda nostalgia.

— Hombre, Anker, animate que todo lo que sientes se lo transmites a tu hija, ella percibe a un ser triste y con nostalgia, ¿Quieres que eso lleve en su memoria tan temprano? Dale vigor; allá en la distancia hay dátiles y posiblemente algo más para recuperar las energías y hacernos de un hogar temporal, eres fuerte, y me vas a ayudar a hacerlo, ayudémonos juntos.

— Señora Mantis, tanto tiempo aquí sentado me ha hecho sufrir, pero el trabajo manual me ayudará a despegar mi mente, de eso puede estar segura, con la luna llena vienen lluvias, y necesitamos abrigarnos en un sitio que resista, tiene razón.

— Bien, vamos de fortuna con tu actividad frenética en busca de equilibrio lograremos vencer  lo que venga.

— Ambos sonrieron con las mejillas tostadas de sol y agradecidos ante la brisa del atardecer que les dejaba ver a la Luna iluminando las aguas cercanas a Creta.

Ariadna, dormía envuelta en las hojas sanadoras de Mantis y alimentada con higos machacados con corazones de los peces voladores que les había obsequiado el guardián, Poseidón.

Nota de la autora: Si alejamos las imágenes de un terreno específico notamos con claridad que todas las hechiceras se empiezan a movilizar por diferentes caminos, Sierpe sigue hacia Egipto, Ave y Estrella van a Grecia, Sol y Luna siguen su camino a orillas del Río Pärnu, hacia la desembocadura del Golfo de Riga. 

Fotografía Palmeras (παλάμες) de Ariadne Gallardo Figueroa.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe