Abandonar lo insostenible

El predador acecha al más débil

Mantis con ayuda del hombre se  incorpora, empieza a mover las maderas de lo que antes era su techo y buscar los retoños de sus plantas curativas para hacer algo por la pequeña e interroga al hombre:

— — ¿Por qué dices que no sabes que hacer, que es todo eso de qué  hablas, qué se ha destruido?

— Mi casa mujer y el sitio donde vendía, mi tienda quedó rota.

— Mmmh! Sí ya se ve que ahora nadie te va a comprar. 

La hechicera miró al cielo y se dio cuenta de que la señal era muy clara, cuando el débil se queda sin refugio, el que puede aprovecharse acecha.

— Tendremos que irnos, buscar un sitio donde podamos asegurarnos que esta niña crezca y pueda iniciar algo en alguna otra parte, si nos quedamos entre los destrozos estamos a merced de los violentos.

— Es difícil lo que me pides, cómo voy a abandonar lo que tengo, lo que soy, mi terruño

— Mira a tu alrededor, no te ates a lo que no es posible, arriesga o perece. Observa la señal del cielo y de paso ayudame a hacer un fuego para hervir esto.

La mujer mostró un ato de plantas que sacudió de los escombros y buscó un cazo para hervirlas. al momento que el hombre dejaba en una esquina de la habitación destruida a su pequeña hija, exclamando:

— ¿Cómo es posible que no te duele dejar el lugar donde naciste?

— No tengo apegos, no soy de nadie, me basto sola.

El hombre la miró con tristeza, pero no dijo más sabía que era una hechicera y que algún conjuro la hacía feliz a su manera, aunque él no lo entendiera. Entonces preguntó:

— A pie no llegaremos lejos, ¿Qué sitio propones mujer?

— Κρήτη, Es un sitio con mucha vegetación, y claro no vamos a pie, nos vamos navegando, al menos en el mar no hay terremoto y el que me ha marcado me debe un favor…

La mujer observó su antebrazo con las tres heridas, que él no vio nada, ya que las heridas estaban envueltas bajo una improvisada venda.

Fotografía: “El mensaje del depredador” de Ariadne Gallardo Figueroa.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Escribir es una de las actividades creativas más fascinantes que existe, indagar lo caminos de diferentes versiones, encontrar motivos para acrecentar el cauce de un relato y motivar a la lectura, es una gran motivación para todo el que escribe