Transmutar: el llamado ha llegado

Siempre nos haremos nuevas preguntas, utilizaremos cuanto este a nuestro alcance, piensa para sí Sol, en el momento que su acompañante le interroga

— ¿Qué vamos a hacer? Me da la impresión que te estás callando algo; necesitas confiar si crees que puedo ayudar.

— No, no es ese el problema el asunto es que debemos seguir y necesito entender lo que no estamos viendo, debemos encontrar la forma de conectar con elementos que  se han silenciado por alguna razón.

— ¿Acaso nos enfrentamos a la muerte?

— Jamás hemos dejado que la muerte impida los procesos, ella es parte de un nuevo nacimiento, siempre es así. La incertidumbre de no percibir el camino de sierpe es lo que me inquieta, no se si ha logrado acercarse al lugar de los mil soles.

— Igual yo siento que la paciencia se me agota en esta cueva, pero es algo que no proviene de la tierra o los ríos; esos elementos parece que no son importantes o no forman parte de ese misterioso lugar.

— Ella debe estar tratando de conectar…

Ambas mujeres se quedaron mirándose y la fogata que habían improvisado para soportar el frío comenzó a crepitar; comprendieron que el alquimista estaba cerca, podrían invocar su fuerza, el fuego destelló en tonos esmeralda. el momento de alejarse de ese sitio había llegado.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe