El misterio del laberinto

Salir de aquella cueva con nuevos mensajes recibidos, les permitió a cada una de las damas mágicas percibir la realidad con un tono aumentado, el aroma petricor proveniente de la reciente lluvia pertinaz, ante la presencia de la luna llena les dio un alivio al reciente encierro en ese laberinto de aromas densos y de carga magnética impresionante.

La suave alfombra luminosa de luciérnagas se extendía a lo largo del horizonte, de esta forma fueron conscientes de la calma y confianza que el territorio les inspiraba, abrir los sentidos a la naturaleza sin duda era uno de los regalos mas bien recibidos.

Una de ellas miró al cielo precisamente al sitio donde más adelante otros reconocerían a la constelación de Tauro y colocó su mano sobre el hombro de la mujer de mayor edad entre ellas, en ese momento se dieron cuenta que había un lugar en el mundo donde otra mujer usaría un ovillo de lana y cuya magia desconocían.

La mayoría nos hemos dado cuenta que el ovillo al que nos referimos pertenece a la cultura griega y la poseedora del ovillo es Ariadna.
El ovillo que buscará la justicia

Ambas decidieron que dos de ellas emprenderían el camino hacia ese territorio distante y misteriosos, les esperaba el encuentro con encrucijadas y leyendas totalmente nuevas y laberintos donde definitivamente habitaban monstruos feroces, pero todo esto no era algo que al momento pudieran entender, optaron por lanzar las runas y dejar a la suerte de dos de ellas este fascinante episodio.

Publicado por

Ariadne Gallardo Figueroa

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe