Más allá de la Pléyades y de reconocerlas de ese modo

Lo que suceda más allá de nuestro control, estará en manos de generaciones de las cuales nunca sabremos, señaló la hechicera bajo el influjo de la Luna, para quien contemplaba todo bajo el fuego del Sol, consideró que la voluntad era un valor que no podía olvidarse jamás… Se miraron nuevamente con pesadumbre, sabían que nada estaba escrito, pero el espíritu estaría en todas con ese ímpetu que siempre las había acompañado.

Desde el comienzo de los tiempo en diversos espacios del planeta han existido seres cuya magia se ha transmitido de generación en generación, de forma oral o simbólico.
Las siete hechiceras dialogaron y reconocieron sus símbolos, su legado

La hechicera de la cicatriz advirtió que la fortuna  sólo estaría en unos cuantos, no por siempre y habrá grandes batallas en los actuales y futuros tiempos, de hecho nuestra vida sigue corriendo peligro ha entrado al valle un nuevo orden de las cosas y ellos quieren erradicar lo que no comprenden y sobre todo si somos mujeres las que lo albergan y cuidamos con celo y esperanza, para su estirpe no contamos, para su forma de pensar somos algo parecido a la pócima de un veneno, es sólo miedo pero eso no lo van a reconocer jamás. 

Espadas, lanzas  y escudos, torturas y muerte se siembra en el camino, como la sierpe debemos ser ágiles, hábiles para no perder el rumbo, las estrellas han señalado el rumbo 

Cada uno de nuestros ojos puede ver muchos más que sólo un cielo, ese mismo que ellos observan sin darse cuenta de su mensaje y compromiso, nosotras podemos volar con la imaginación, podemos observar con la intuición a eso le temen. nuestra semilla será eterna, aún cuando ellos no puedan ver con claridad lo frondoso de su legado.

Imagen de Pinterest franklingoose.com

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe