Nada que no germine quedará en lo nuestro

Lo que puedes hacer y cómo lo vas a  hacer, es claramente un asunto que tiene que ver con aquello que haces mejor, para los demás y para ti mismo, menudo problema cuando son las cosas simples de la vida aquellas que hacemos realmente mejor.

Nunca miraremos el mismo paisaje con los ojos del otro

Darle fuerza a nuevos caminos, no siempre es fácil, es mucho más sencillo ir por aquello que todos conocemos; comprometernos con lo que desconocemos, es en verdad un reto impresionante para la gran mayoría.

Muchas cosas definitivamente ya no nos reflejan, no son algo por lo que lucharemos y eso es todo lo que cuenta al momento de elegir lo que deseamos hacer, todo aquello que no te mueve el alma para brillar con entusiasmo que dejó de inspirarte, que no construyó algo valioso o sólido a tu lado, deja de ser  y existir.

Nada que no germine quedará en lo nuestro, eso es una realidad que no cambiamos, por muchas oportunidades que puedan existir, no todas son aprovechadas y mucho menos forman parte de tus deseos, metas o planes a largo plazo. Nosotros decidimos y el tiempo nos da o nos quita respuestas.

Volver a tomar el paso en medio de algo difícil es complicado, desandar lo que se hizo, quemar la hierba seca, comenzar de cero es parte del juego de la vida; cada día es una nueva aventura, aún cuando sea simple y rutinaria es tu oportunidad de divertirte, de ser feliz, de hacer algo que te halague, que sea diferente y atrayente para cada uno de nosotros, nunca miraremos el mismo paisaje con los ojos del otro, avanzaremos hasta coincidir en  la siguiente bifurcación del camino, de este sitio llamado vida.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe