El esqueleto de la ballena

Caer al abismo la decisión más valiente

Nos persiguen para matarnos, somos siete, nos han logrado distinguir en las noches de luna llena, que hace visibles nuestros cabellos de plata. Precisamente cuando nos reunimos ante el oráculo y compartimos lo que nos dice; somos conscientes que nos han escuchado, ellos atrapan los diálogos en las comarcas cercanas, comercian con ello, los secretos mejor guardados los hacen de ellos y lo cambian por carne de corderos, ovejas y frutos silvestres.

Nos quieren muertas porque los hemos descubierto, durante 5 meses  hemos caído y escapado de sus trampas, han notado las ramas rotas, del bosque, son hábiles cazadores. nosotras viajamos por terrenos fértiles, para crear pócimas y encantamientos.

Hemos lanzado un conjuro cerca del mar, ahí donde ellos dejan los huesos de las ballenas y descargan la pesca; llegó pero no veo a las demás. recorrer paso a paso el esqueleto de una gran ballena, el viento cruza y me advierte que no todas nosotras logramos librar la batalla.

Las flechas silban raudas a través de la oscuridad, la luna me descubre, salto al abismo, una flecha se enreda en mis cabellos, estoy a salvo  escucho dentro de mi la voz del cazador: Tres pasiones han gobernado mi vida: Los anhelos de amor, la búsqueda de conocimiento…

No escucho la tercera, no me importa, me hundo en el mar helado y rabioso, tal vez su otra pasión está por descubrirse, todo es posible.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe