¿Para quién y por qué escribimos?

Recuerdo a un pintor que un dia mencionó: Se pinta por placer, por ese deseo de decir las cosas con imágenes, cuando expones y alguien llega y observa con atención los cuadros ,pero decide que uno de ellos lo haría capaz de tomarlo y descargarlo, es precisamente cuando sabes que has conectado con el observador.

De igual forma supongo sucede en cualquier otra disciplina artística o artesanal, cuando alguien decide ir más lejos y saber del autor, pintor actor, cuando sabe que lo que esa persona haga forma parte algo  que a ti te atrae, cuando se convierte en una adicción buscar lo que expresa, vendría a ser lo mismo que señalaba el pintor, deseas descolgar ese cuadro y hacerlo tuyo.

Nos reflejamos en un paisaje distante, estamos en un sitio cerrado, a veces entre el bullicio de una cafeteria, pero da igual, los dedos se conectan al pensamiento y nos llevan mucho más  lejos de lo que aparentemente los demás podrían observar. Somos nosotros y lo que deseamos transmitir.
Ante todo pintamos o escribimos porque nos produce placer la actividad que desarrollamos

Posiblemente es lo que hacemos los que escribimos, necesitamos saber que hay un “like” esperando, que existe la aprobación del grupo al cual nos dirigimos y eso nos complementa y nos hace sentir felices y plenos, nos impulsa a seguir. 

Cuando recibimos comentarios de lo que hacemos y somos comentados por otros, incluso criticados y ampliados con nuevos razonamientos, esa es la parte que nutre al artista, al autor, al pintor y a todo ser humano que en su quehacer diario requiere de la reciprocidad de los demás.

Desde luego como decía el pintor: Ante todo pintamos o escribimos porque nos produce placer la actividad que desarrollamos, lo demás es una consecuencia, aun cuando no sea para muchos lo que se persigue, al final de cuentas el reconocimiento es muy similar a la sonrisa, el abrazo y la simpatía que todos necesitamos como humanos.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe