Somos lo que vivimos la aventura es nuestra.

La vida es una aventura, el recorrido nos muestra un amplio panorama, a veces sabemos que nos mienten, de todo eso también aprendemos, la sinceridad desnuda a veces es un estorbo o la mejor forma de atraparnos, podemos decidir si eso es lo que queremos, o no, el trayecto es nuestro.

Son atuendos los que cada día nos dan licencia para ser lo que deseamos, podemos develar el alma pero solo en ciertos ambientes, no en todos, no por mucho tiempo; así nos hacemos poseedores de la magia y sus encantamientos, simplemente podemos hacerlo, nada nos limita a ser lo que la rutina dicta.

Recordemos y seamos la memoria del viento

El horizonte que miramos nos alienta a ver entre líneas, si somos capaces de entenderlo, habremos avanzado, ahí descubrimos el entramado subjetivo, ese que nos hace pensar y reflexionar para decantar lo superfluo y descubrir aquello a lo que jamás renunciarías.

Sí acaso puedes volar al interior de ti mismo encontrarás alegría y paz, encontrarás que eres un todo con la vida, la naturaleza y su maravilla.

Publicado por

Ariadne Gallardo

Estar en el momento del comentario y poder reaccionar es parte del encanto de escribir, indagar lo caminos de diferentes versiones y motivar a la lectura, es el regalo de todo el que escribe