A veces es necesario…

Si hay ocasiones que lo mejor es callar, lo mejor es marcharse y duele, pero la liberación del alma tiene un valor que ninguna mordaza, ninguna atadura material puede ofrecer, dejemos que la vida nos de la ruta y no detengamos la parte creativa donde otros exigen demasiado de nuestro ímpetu.